Deja de ser paciente y sana tu vida ya!

Deja de ser un PACIENTE y toma las riendas de tu curacion

Deja de ser paciente y sana tu vida ya!

Los que nunca se curan, hagan lo que hagan

Hay muchas personas que sufren de múltiples problemas de salud, a veces muy molestos desde hace mucho tiempo. Ellos recorren y ensayan con diferentes tipos de tratamientos, terapias, medicinas, profesionales, instituciones y hábitos. Con todo ese gran desplazamiento durante mucho tiempo, la persona que los lleva a cabo, tiene el sentimiento genuino de estar haciendo todo lo posible para estar bien.
Estos son los “pacientes”, los que “esperan”, esperan pacientemente y ad-infinitum, por la llegada de los tratamientos adecuados, el medicamento correcto, la aparatología necesaria, el profesional adecuado, el nuevo invento de la ciencia para esa especialidad. Estas personas son las que posiblemente esperen hasta su muerte. Ellos “esperan” que la solución venga de afuera como un milagro.
La industria médica se ha encargado de inventar esta personalidad o figura social del paciente. Ese que deambula eternamente por pasillos de hospitales y clínicas esperando “la solución”.
Han creado maliciosamente un nicho de mercado, con necesidades particulares, también creadas, que curiosamente serán cubiertas por ellos mismos cuando les sea conveniente en terminos de marketing

.
Si uno toma en cuenta las Leyes del Universo, es lógica pura que si una persona está en situación de paciente y de espera, ese universo le responderá con una vibración igual. Es decir, no hay otra posibilidad que recibir situaciones que demanden más paciencia y más espera. Así la espera se hace infinita y nunca se resuelve.

¿Se identifican con esto?
¿Se han preguntado alguna vez, ustedes pacientes, por qué no llega la solución que tanto esperan desean y se merecen?
La respuesta es tan simple como radical y dolorosa: está en el párrafo anterior.

Es verdadero el deseo de curarse que esa persona tiene y una gran determinación para llevar a cabo los tratamientos interminables. Por supuesto que desea “concientemente” curarse, porque está sufriendo. Pero hay algo que hasta ahora yo he visto que se ha hablado muy poco, o nada…
El deseo consciente por más fuerte que sea no se hace realidad, si desde el inconsciente hay una creencia que hace conflicto con el deseo, o incluso en la mayoría de los casos hay una “ganancia inconsciente colateral de la enfermedad” ¿Es fuerte esto cierto?

Lo voy a decir despacito “ GANANCIA COLATERAL DE LA ENFERMEDAD”
Ohh! ¿Pero qué es esto?
Lisa y llanamente el boicot más grande contra el dicha y la salud.

En realidad esto es inconsciente y la persona que lo lleva, no lo sabe y tampoco lo formuló en sus pensamientos de esa manera. Creo que si se diera cuenta se horrorizaría de tener un automatismo tan nocivo para los de su entorno y para si mismo.

Una mujer desarrolla un cáncer de mama derecha, su esposo ha sido toda la vida un mujeriego y la dejaba sola largos períodos, mientras andaba en amoríos. Ella siempre lo “necesitaba” mucho y se negaba a sí misma que las infidelidades de su marido fueran verdad. Se construyó toda clase de justificaciones para la deplorable conducta del señor. Lloraba a moco tendido en sus largas ausencias y sólo deseaba que el regresara para que estuviera con ella y no se sintiera tan sola.
Su biología resuelve el conflicto con un cáncer de mama ( no voy a explicar esto ahora porque da para un libro)
Cuando ella enferma, lógicamente el mujeriego se siente culpable y se queda casi todo el tiempo con ella. La situación es ideal: para el inconsciente cáncer = presencia del marido.
Claro está que ella hace todo tipo de tratamientos, pero cuando parece que todo está bien, el cáncer remite, y todo vuelve a comenzar.
Ella nuevamente hace de todo para curarse y realmente lo desea, pero ¿qué creen? Realmente se cura? No lo hace porque se rompería el equilibrio de “cáncer = presencia del marido” Si ella se curara, él enseguida volvería a sus andanzas. Pero si todo se prolonga bastante, podría ser que en ese tiempo el hombre reflexione y decida quedarse permanentemente junto a su esposa. De esa manera sí podría curarse ella. Aunque lo normal es que las cosas se agraven bastante, incluso se llegue a la muerte, porque en el inconsciente no se resuelve el conflicto (otro tema que da para mucho y acá estoy siendo muy simplista)

¿Entienden ahora lo que es ganancia colateral de la enfermedad?

A mi entender, cuando la persona está vibrando en armonía con su curación, halla rápidamente una terapia o tratamiento, como les guste llamarlo, que se adecua bien a su vida y el proceso es fácil y relativamente rápido. Es fácil que lleguen a sus oídos nombres y direcciones de personas que pueden ayudarla, que encuentre una web en donde está la información que necesita etc. La persona confía y todo se hace llevadero.
Esto es muy común y se llama sincronicidad. Es el universo favoreciendo los planes de la persona que busca.

Pero yo he detectado que las personas que enfermaron para suplir la ganancia colateral, tienen una personalidad o automatismos similares. Me sirve para darme cuenta si es el caso.
Los describo con el sólo fin de quienes se sientan identificados por sí mismos o por parientes, cuando busquen ayuda, sepan por donde habría que comenzar. Sin dudas que esto no lo comprende así para nada la medicina tradicional alopática. Lo descarta de plano y lo toma por locura pseudo-científica. Pero sí se pueden encontrar más fácil estas visiones, en las medicinas o terapias holísticas.

La descripción prometida ( no es taxativa), pueden existir unas u otras características. Cada persona es un mundo.

  • Son inseguras y tienen la necesidad de revisar, analizar, descomponer, desmenuzar, cuestionar y despedazar una explicación sobre su curación.
  • Quieren comparar muchas posibilidades, porque de seguro muchas no le han servido. ¿por qué no le han servido? Es claro no? Es el tema de todo este artículo.
  • Tienen miedo de ser engañados ( porque ya han sido engañados suficientemente en el seno de su familia).
  • Son dubitativos y requieren muchas explicaciones para resaltar lo mismo.
  • Les cuesta tomar decisiones ( porque están acostumbrados a que sus malas elecciones en la vida siempre les traen consecuencias).
  • Tienen necesidad de confirmaciones recurrentes sobre un mismo tema.
  • Hacen preguntas directas del tipo ¿No me engañarán? De por sí es un imposible lógico, porque quien urde una mentira, de ninguna manera cometerá auto-delación y avisará que podría engañar.
  • Les cuesta lograr correctamente las actividades más simples que podrían acercarles la curación.
  • Se auto-boicotean. Sus metas y deseos, nunca pueden ser realizadas.

Con lo dicho hasta aquí, si sospechas que tú o un ser querido están bajo los efectos de la ganancia colateral de la enfermedad, lo primero que hay que hacer es derribar esa resistencia. Puede ser complejo y yo estaría encantada de ayudarlos. Una vez que se logra bajar esa resistencia, ahí si se puede proceder con el tratamiento real tendiente al restablecimiento del dicha y la salud.
Hay que tratar a estas personas como a todas con una ética firme, mucha responsabilidad y mucho amor, ya que en definitiva es lo que piden, pero también hay que establecer ciertos límites que deben ser respetados para que esa persona se sienta cómoda, aunque no a sus anchas. Es que en su vida ya se han rebasado suficientemente muchos límites que lo llevaron a enfermar.

Entonces Deja de ser un paciente…abandona la espera para sanar

Con mucho cariño

Silvana Paola Gonella

Artículos del Blog

Sígueme

Artículos dōTERRA®