Hablando de dar el ejemplo… ¿Cómo gestionas el tiempo?

Hablando de dar el ejemplo... ¿Cómo gestionas el tiempo?

Hablando de dar el ejemplo…¿Cómo gestionas el tiempo?

 

¿Cómo gestionar el tiempo cuántico en tu vida cotidiana
y en la educación de tus hijos?

 

Lo primero que quisiera advertirte es que para leer este artículo completo necesitarás tomarte tu tiempo, pero no te preocupes que lo disfrutarás y aprenderás nuevas maneras de gestionar cuánticamente las horas de tus días.

La gestión del tiempo está profundamente relacionada con la gestión emocional. - Difúndelo          

¿Eres de las personas que no saben como controlar o dirigir sus emociones para sentirte cómo quieres?

Dependiendo del grado de control que tengas sobre cómo te quieres sentir y cómo logras sentirte de verdad, es como se manifestarán tus creaciones en relación al tiempo.
La mayoría de la gente va por la vida diciendo que no tiene tiempo para esto o lo otro. Que no se ocuparon de tal cosa por falta de tiempo y un sin fin de excusas para justificar su falta de iniciativa.

Hasta donde yo sé, todas las personas en este planeta, despertamos cada día con 24 hs. que están en la cuenta intransferible de nuestra vida. Algunos despiertan desperdiciando ya muchas horas, otros madrugan y están preparados para sacarle provecho a su jornada, etc.

Hay un sin fin de posibilidades para administrar y gestionar todos los segundos, minutos y horas que todos tenemos por igual. Al final del día la cuenta siempre regresa a cero para reiniciarse con otras 24 hs al día siguiente. Depende de cada uno si va a aprovechar las horas de su día, o las va a malgastar.

Después de este razonamiento, no logro entender a quienes dicen que no tienen tiempo.
Lo que no tienen… es idea de qué pasó con ese tiempo mientras estaban distraídos en otras cosas.

A estos “sin tiempo” se les va escapando la vida, se les va escurriendo como arena entre los dedos porque nunca logran estar presentes en el momento del ahora, disfrutando cada segundo y haciéndolo valer.

Incluso a veces es bueno y amable con nuestro cuerpo dedicar ese tiempo para descansar y reponer energías. Dedicar tiempo al descanso no significa malgastarlo, ya que es un tiempo potencialmente generoso, que lleva la semilla de la productividad. Muchos en esta triste sociedad están inmersos (ahogándose) en la cultura del hacer sin parar, a toda costa y aunque no se pueda más. Ese tipo de manejo del tiempo te deja exhausto sin posibilidad de recuperarte, por lo cual es totalmente nocivo.

Pero también tenemos un tiempo suave y sereno, un tiempo interior que es el tiempo de SER.
Ese tiempo de SER incluye el tiempo de divertirse, los momentos creativos y los oportunos momentos de disfrute de nuestra familia, de jugar con los hijos, de escribir un libro, de pintar un cuadro, de componer una canción, de cocinar, de estar con amigos, pasar tiempo en pareja y muchísimo más.

Pareciera que el tiempo de disfrute lleva en sí mismo todas las horas del universo y aunque dure cinco minutos, tendrá el efecto reparador de muchos meses.

Por lo tanto, la adecuada gestión del tiempo es cuestión de práctica y de enfoque.

¿Dónde se concentra tu atención? Si sueles enfocarte en aspectos negativos de cualquier tema, (lo sabes porque tus propios pensamientos te hacen sentir mal) no podrás administrar adecuadamente tu tiempo y energía con sabiduría.

Si quieres cambiar, reexamina tu intención, hazla más pura, para que te permita disfrutar de esos momentos.

Si estás más presente tus pensamientos, emociones y acciones serán más sabios. - Difúndelo          

Hay un ritmo natural de flujo en los momentos, cuando el tiempo emocional y las energías se gestionan con amor y sabiduría.

Sí efectivamente, el amor en su expresión activa de creación es una poderosa fuerza de gestión y siempre va mano a mano con la sabiduría, porque el amor es inteligente.

Esto es realmente algo muy básico, ya que nadie puede administrar sabiamente su tiempo y energía usando la fuerza bruta. El mecanismo es simple y sólo pide confianza absoluta en el poder creativo del amor, que motiva a actuar y te organiza el tiempo mágicamente o, te enseña a gestionar tu día y tus energías de la mejor forma, con mayor sabiduría.

Los “sin tiempo”, se basan en una percepción distorsionada de la realidad, que tiene que ver con sentimientos de frustración, porque suponen que no tienen poder ni control. Ellos no saben que todos tenemos control absoluto sobre aquello a lo que le ponemos atención.

En cambio quien tiene iniciativa y actúa, siempre halla el tiempo para hacer lo planificado, tiene muchísima energía y se retro-alimenta infinitamente en la alegría de la tarea cumplida.

En realidad los que más hacen, más momentos encuentran para hacer algo más.

Si tu atención se centra en crear y accionar, los resultados serán evidentes. Curiosamente la vía contraria también es cierta: los que menos hacen son los que menos tiempo tienen.

Cuando los adultos hacen uso de su poder creativo con amor y sabiduría automáticamente están dando un ejemplo brillante a sus hijos, para que puedan tomar mejores decisiones para sí mismos, que sean el resultado de su sentimiento de poder.

Se puede enseñar a los niños a usar responsablemente el poder creativo y la gestión adecuada del tiempo, cuando son criados en un ambiente amoroso.

Los niños reciben la información y el ejemplo de gestión eficiente del tiempo de sus padres, sabiendo que son amados incondicionalmente. Así llegarán a la adultez con una gran habilidad para procurarse una vida serena y feliz.

La capacidad de estar serenos es el resultado directo de la gestión adecuada del tiempo.

Todos somos magos del tiempo y el espacio. Tenemos la posibilidad de modificar las estructuras de nuestra realidad personal si hacemos esto de forma constante. Ahora sólo hay que descubrirlo.

¿No sería bonito que nuestros hijos siempre tengan suficiente tiempo para hacer todo lo que amen?

La semilla de la felicidad está en tener tiempo suficiente para hacer lo que te gusta.

 

El tiempo cuántico y la gestión emocional

El concepto del tiempo es confuso para la mayoría de la gente, porque lo ven como algo separado de su cuerpo y que sucede afuera sin posibilidad de control de su parte.

Por otro lado es muy común que las situaciones de la vida cotidiana se repitan sin modificaciones mientras el tiempo pasa. Pueden cambiar de trabajo, mudarse de casa, cambiar de pareja pero las mismas problemáticas de fondo se reproducen sin cesar en las nuevas circunstancias, las experiencias de dolor y sufrimiento y los conflictos se repiten pero magnificados.

La forma de percepción que posibilita el cerebro humano, cuando la persona aún no ha despertado su consciencia es entender el tiempo como una linealidad pasado – presente – futuro, totalmente fija y rígida. Esto en sí mismo es una distorsión de la percepción que tiene lugar mientras permanecemos atados a los paradigmas que dictan lo que es real y lo que no lo es.

Pero justamente la maravilla del despertar de la consciencia es que nuestras percepciones distorsionadas comienzan de a poco a dar lugar a nuevos entendimientos y nuevas maneras de funcionar en el mundo en que vivimos.

Uno de los sucesos más importantes es el cambio de percepción de lo que el tiempo es y cómo gestionarlo en relación a nuestro mundo interno. Esta forma nueva de comprensión de los sucesos es fundamental para el desarrollo de acontecimientos que podemos llamar milagros y, que antes sólo se veían como verdaderos imposibles.

Por eso es de vital importancia recuperar el poder personal para gestionar el tiempo y las emociones asociadas a los acontecimientos.

Desde la cuántica se puede modificar perfecta y tranquilamente el pasado y el presente desde el futuro. Es algo exquisitamente fácil, pero de momento es muy difícil de comprender para muchos.

Pero no te preocupes ya que analizaremos y explicaremos eso ahora.

¿Qué es el tiempo?

A los occidentales nos han inculcado que el tiempo es lineal en el que los hechos y acontecimientos se ubican en esa línea de pasado-presente y futuro, es externo y no tenemos control sobre él.

Esta idea limitada se contrapone mucho con la concepción del tiempo que manejan otras culturas, que lo perciben como la repetición de ciclos que son de índole psíquica, suceden y proceden desde el interior y por tanto son plenamente gestionables desde el mundo interno de cada persona.

Si hacemos una simple observación del mundo en que vivimos, podemos darnos cuenta que al día le sucede la noche, las estaciones del año proceden en ciclos, la secreción hormonal en nuestro cuerpo sigue un ritmo y se denomina Ciclo Circadiano, etc. Podemos observar que los ciclos se van repitiendo, pero a su vez cada ciclo es distinto al anterior.

La primavera del año pasado fue distinta a la de este año y así sucesivamente con cada ciclo de la naturaleza. Incluso cada día es totalmente distinto a los otros.

La forma en que percibimos y medimos el tiempo es arbitraria y hasta ficticia, porque depende de una perspectiva nuestra sobre este factor. El calendario que manejamos en Occidente es totalmente distinto del que manejan otras culturas en relación a los ciclos de la naturaleza, el sol, la luna, las cosechas, etc.

Nosotros tenemos un calendario irregular en el que hay meses de 30 días, otros de 31 y cada cuatro años hay un mes de 29 días. Esta irregularidad además da cuenta de que el 23 de Mayo de este año podría caer un Lunes, pero el año anterior fue Domingo.

Es obvio que los occidentales percibimos el tiempo como una cosa de la cual cada vez nos separamos más y cada vez refleja menos los ciclos de la naturaleza.

No obstante experimentamos la relatividad del tiempo tal como el amigo Beto Einstein explicaba de manera tan graciosa.

Albert Einstein. El tiempo relativo
Albert Einstein. El tiempo relativo

Cambiar de perspectiva nos abre un mundo de posibilidades.

Con esta frase es fácil darse cuenta de que el tiempo no es fijo y que su duración no se puede medir eficientemente de la manera en que nosotros estamos acostumbrados a hacerlo. El tiempo es subjetivo y varía de acuerdo a lo que cada individuo está experimentando en un momento determinado.

Los chamanes de las culturas andinas, explican que cuando dormimos despertamos y cuando estamos en vigilia, en verdad permanecemos dormidos. Esto se refiere exclusivamente a la consciencia. Durante el sueño ingresamos a un tiempo sin tiempo, donde se halla toda la información registrada en nuestro inconsciente en el mismo instante. Por eso es tan común que no podamos determinar si lo que sucede en sueños es pasado, presente o futuro ya que todos los sucesos se entremezclan en acontecimientos que suceden ahora mismo. Así es común que en los sueños aparezcan simultáneamente personas del pasado del presente o del futuro en la misma escena.

El tiempo psicológico es el que nuestro ego trata de hacer encajar en nuestra realidad, aunque claramente lo hace de manera artificial.

El tiempo psíquico es el tiempo del inconsciente y de todos nuestros ciclos biológicos, es una esfera sin tiempo en la que todo ocurre simultáneamente, en el preciso instante del ahora. De ahí que la mística de todas las culturas haya estado buscando ese mágico momento del presente, ya que es la única entrada al registro de toda nuestra vida y todos nuestros tiempos individuales.

En el maravilloso y escurridizo tiempo del ahora conviven pasados, presentes y futuros reales y relativos, de este plano del que tenemos consciencia y, de una infinidad de planos que no podemos percibir; todas las líneas de tiempo y todas las posibilidades que han existido, existen y existirán, condensadas en una esfera en la que todo está sucediendo ahora mismo.

Otra particularidad del tiempo psíquico es que no puede medirse en horas tal como lo hacemos en la vida de vigilia.

Una persona puede tener muchas horas por día libres de actividades y, aun así percibir que no tiene tiempo para hacer esto o aquello. Otros trabajan 8 horas diarias, van al gimnasio, estudian, hacen las compras y crían hijos y con todo eso todavía tienen tiempo de hacer alguna otra actividad de su preferencia, como leer una novela.

Es decir que el tiempo psíquico se amolda a lo que cada persona supone que se puede hacer con esas horas y, lo que desea realizar.

La forma de administrar y gestionar el tiempo individual depende de ideas, suposiciones y creencias que informan (dan forma) a la cantidad de horas que tiene el día para todos igual, con los deseos y las intenciones personales.

¡Si, estoy diciendo que el tiempo se amolda a la intención! - Difúndelo          

Esta frase en sí misma ya encierra una fuerza y un potencial infinito.

En Sesiones Online de Salud Ética Cuántica, vemos cuáles son las creencias subconscientes que determinan nuestra relación con el tiempo, cómo lo gestionamos y las soluciones para dirigirlo más eficientemente.

Para que se entienda mejor este concepto de tiempo simultáneo en la esfera psíquica, me gusta dar el ejemplo de un partido de futbol.

En la cancha hay 22 jugadores individuales corriendo por aquí y por allá, tomando acciones individuales que vistas desde el suelo, suceden en una línea temporal.

Por ejemplo el que va a patear primero corre, luego tal vez esquiva al oponente, luego se para frente a la pelota, después la patea y finalmente el balón es impulsado a través del aire y puede anotar gol o, también puede ser atrapado por otro jugador del equipo contrario. Antes de que el resultado se produzca, hay infinitas posibilidades para ese resultado.

Sin embargo desde la torre de control del partido, donde se encuentran los relatores deportivos, toda la cancha con los 22 jugadores, el público y la pelota moviéndose, se ven en un solo golpe de vista ocurriendo simultáneamente.

Es decir que el hecho de que todo el partido se vea como una unidad simultánea o, que cada jugador y sus jugadas se perciban en una línea de tiempo, no es algo que tenga una existencia real, sino que depende pura y exclusivamente de las perspectivas, aunque ambas perspectivas forman parte de la verdad.

Desde el suelo es verdad que se perciben líneas de desarrollo temporal y, eso no invalida la verdad de que desde la torre de control o incluso de las cámaras de filmación, se perciba todo sucediendo en simultáneo.

Una de las consecuencias directas de esta nueva manera de entender el tiempo, es que al elevar nuestra consciencia, inevitablemente nos vemos impelidos a liberarnos de la “cárcel de barrotes invisibles del tiempo limitado”.

Es que cuestiones de superlativa importancia en nuestra vida cotidiana como “miedo a perder el tiempo”, “miedo a envejecer” y “miedo a la muerte”, no son otra cosa que el miedo al paso del tiempo de una forma que no podemos controlar. Evidentemente los miedos son percepciones distorsionadas y dolorosas de la realidad.

Como es mi costumbre y mi lema, trato de enseñarte lo que yo misma he aprendido y experimentado en mi propia vida.

Por eso con toda certeza puedo hacer las siguientes afirmaciones, sustentadas en mi experiencia personal y, como resultado de observar la vida de mis consultantes de Terapia Cuántica:

tilde-bordó-y-dorado-92pxEl tiempo puede acelerarse o comprimirse a voluntad.

 

tilde-bordó-y-dorado-92pxEl pasado se puede sanar y corregir con la misma facilidad que el futuro o el presente.

 

tilde-bordó-y-dorado-92pxEs perfectamente posible lograr que una hora rinda como un día y también hacer que un acontecimiento cortito permanezca para la eternidad.

tilde-bordó-y-dorado-92pxPuedo ayudarte a modificar una condición cualquiera de salud en generaciones anteriores o en tu pasado, para que en el presente se manifieste armónicamente y el futuro sea todo lo placentero que quieras.

tilde-bordó-y-dorado-92pxPodemos modificar cuánticamente el ADN y también los conflictos emocionales de tus antepasados.

tilde-bordó-y-dorado-92pxPuedo enseñarte a cambiar tu futuro para que impacte positivamente en el presente.

tilde-bordó-y-dorado-92pxCuanto más hago, cuantas más actividades placenteras emprenda, cuánto más llenos estén mis instantes, más tiempo tengo para disfrutar y seguir haciendo lo que amo.

tilde-bordó-y-dorado-92pxLo mismo que puedo hacer yo lo puedes hacer tú.

tilde-bordó-y-dorado-92pxEl manejo y la gestión emocional del tiempo es algo que puedo enseñarte en menos de lo que canta un gallo. Pero por ser un conocimiento condensado en un tiempo mínimo, su valor aumenta exponencialmente.

tilde-bordó-y-dorado-92pxDifícilmente aprendas en otro lado a gestionar mágicamente el tiempo a tu favor y a tu gusto.

tilde-bordó-y-dorado-92pxPuedo mostrarte el camino para que seas un mago del tiempo, pero no solo de tu tiempo interno, sino también y por qué no, del clima externo. Aunque te rasgues las vestiduras y lo creas imposible, te puedo asegurar que yo lo practico en mi vida cotidiana y funciona con una precisión asombrosa.

tilde-bordó-y-dorado-92pxSé perfectamente que ahora estás poniendo los ojos en blanco porque no alcanzas a comprender cómo lo hago…

tilde-bordó-y-dorado-92pxAun así lo afirmo, lo firmo y lo sello que puedo hacerlo y también tú puedes aprenderlo. Es más fácil de lo que crees. 
 

¿Quieres aprender a gestionar, estirar, moldear y disfrutar el tiempo igual que yo lo hago?

 

Compruébalo en Sesiones Online de Terapia Cuántica y verás como todo tu pasado cambia para bien y el futuro se posa en tus manos.

 

Si tu problema es “No tengo tiempo para hacerlo todo”

Puedo ayudarte a descubrir tus creencias limitantes en relación a la productividad personal y cambiarlas al instante por otras más efectivas y empoderantes.

La solución a todas tus dificultades está a un solo click de mouse.

¿Qué estás esperando?

¿Tienes tiempo para dejar un comentario?

Con mucho cariño

Silvana Paola Gonella.

Artículos del Blog

Sígueme

Artículos dōTERRA®