El timo y el bostezo abren las puertas del cielo

El timo y el bostezo abren las puertas del cielo.

¿La sobrecarga y la exigencia de ésta época del año

te están dejando exhaust@?
 

 

¡Aprende a oxigenar tu vida y darle aire fresco a tu cerebro en unos instantes!

Es tan fácil que te va a encantar

 

El Timo y el bostezo abren

las puertas del cielo 

 

La afirmación del título “El timo y el bostezo abren las puertas del cielo” suena fenomenal cierto?

Sí, lo es porque de verdad eleva tu estado de ánimo y produce un efecto sorprendente en tu vida cotidiana.

Entonces te voy a contar aquí qué es el Timo y cómo aplicar dos técnicas relacionadas para llenarte de energía y estar más alegre que un bebé, en pocos minutos y desde tu casa.

 

Bien, la glándula TIMO es la llave del flujo de la energía vital, el entusiasmo, la alegría y las ganas de vivir.

Es una pequeña glándula ubicada en el centro del pecho, detrás del esternón que el hueso donde la gente se toca cuando dice “yo”. En cierta forma es una manera de ubicar la identidad.

La medicina tradicional desconoce sus múltiples funciones y la considera una glándula atrofiada por su tamaño reducido. Por ese desconocimiento muchas veces se mal diagnostican padecimientos que podrían solucionarse fácilmente reactivando la funcionalidad milagrosa del Timo.

 

Y las maravillas que esta glándula puede hacer por nosotros son indescriptibles. De hecho reactivar toda su funcionalidad y mejorar notablemente la salud y la alegría de vivir se puede hacer tan fácil e inmediatamente con el poder de la cuántica que trato de enseñarte cada vez que escribo. 

 

Es cierto que por el stress de la vida cotidiana, a lo largo de la historia ésta prodigiosa glándula se ha achicado mucho y se ha calcificado en la mayoría de las personas, produciendo una infinidad de padecimientos Psico-Bio-Emocionales.

Su principal función es de soporte, base, estructura y producción de todas las funciones del sistema inmune, el asiento de la energía vital y a mí me gusta decir que es la “sede” del alma y del SER verdadero.

Sus células están estrechamente vinculadas con las del corazón biológico, pero más esencialmente con las funciones del corazón emocional.

Se relaciona también con las glándulas adrenales y es el asiento de la percepción sensorial, extrasensorial, la conciencia y el lenguaje.

Por tanto el estado del Ser, la energía, la alegría, las ganas de vivir, la espiritualidad, el bienestar y la salud dependen enteramente de ésta maravilla que Dios con su amor incondicional puso en nuestro pecho.

Y cabe decir que toda la especie humana debe su supervivencia a ésta pequeña glándula “Divina” que nos viene protegiendo desde el principio de los tiempos, mucho antes de que existieran antibióticos, medicamentos, medidas higiénicas, etc.

Y lamentablemente cuando ésta pequeña central energética de amor incondicional se desequilibra (y es extremadamente sensible a los cambios anímicos más sutiles e imperceptibles y las cargas emocionales negativas) sobrevienen todo tipo de enfermedades y sufrimientos.

Por eso es que después de grandes disgustos no procesados el cuerpo enferma con una precisión matemática.

Puedo mencionar enfermedades autoinmunes como Esclerosis múltiple, Cáncer, H.I.V., E.L.A., Fibromialgia, Síndrome de fatiga crónica, Lupus, etc. Enfermedades psíquicas y psiquiátricas como Depresiónhttp://adiosamidolor.com/course/elimina-100-tus-crisis-de-ansiedad-y-angustia-con-el-poder-de-la-cuantica/Depresión, Psicosis, Adicciones, Intentos de suicidio, Fobias y mucho más. Cuanto mayor es el stress Psico-Bio-Emocional al que una persona está sometida, más se abre el abanico de peligros.  

El Timo es muy sensible a imágenes, colores, luces, olores, sabores, gestos, toques, sonidos, palabras y pensamientos. El Amor y el odio lo afectan profundamente.

Los pensamientos negativos tienen más poder sobre él que los virus y bacterias, entonces el timo intenta reaccionar y se debilita, el sistema inmune se deprime y las infecciones sobrevienen.

En compensación, los pensamientos y las emociones armónicas, positivas y constructivas activan el potencial milagroso del Timo. 

 

¿Entonces no será conveniente prestarle atención

y aprender a reactivarla por nuestro bien?

 

Haz ésta prueba o test de tu pensamiento para que veas cómo tu biología responde y traduce el lenguaje oculto de tu inconsciente.

Siéntate en una posición cómoda y relajada.

►Di tu nombre completo en voz alta y deja que tu cuello se bambolee libremente. Notarás que el cuello se va hacia adelante suavemente como si estuvieras diciendo “SI”.

►Di “Me llamo (cualquier otro nombre que se te ocurra que no sea el tuyo)””, o haz la afirmación de cualquier cosa que sepas que es mentira, por ejemplo soy mujer si eres hombre o al revés. Notarás que el cuello es jalado hacia atrás con una fuerza invisible.

Sigue probando con diferentes frases de verdades y mentiras. Sustituye los pensamientos por “un delicioso helado de chocolate”, “un veneno”, “paz”, “violencia”, “guerra”, “muerte”, etc. para ver qué sucede…

►Di “SOY FELIZ”

►Di “SOY INFELIZ”

La mayoría de las personas ante el pensamiento de felicidad, sienten que su cuello se va hacia adelante y con el de infelicidad hacia atrás.

 

Ejercicio para activar el timo

 

Puedes activar el timo para aumentar tu bienestar, felicidad, ganar en fuerza y salud.

Haz éste ejercicio todos los días al levantarse y en la noche antes de acostarte:

►Ponte de pie con las rodillas ligeramente dobladas, (la distancia entre los pies debe ser la misma de los hombros). Pon el peso del cuerpo sobre los dedos y no sobre el talón y mantén toda la musculatura bien relajada.

►Cierra una de tus manos y comienza a dar golpecitos suaves, amables y continuados con los nudillos de los dedos en el centro del pecho, marcando el ritmo así: uno fuerte y dos débiles y un masajeo circular con la yema.

Sigue haciéndolo entre 3 y 5 minutos, respirando tranquilamente, mientras imaginas que una bonita flor en tu pecho se va abriendo con cada golpecito y masaje.

►Observa la vibración de alta frecuencia y la expansión que se va produciendo en toda la región toráxica.

►Luego extiende los brazos hacia adelante con las palmas enfrentadas, cierra los puños, inhala por la nariz profundamente y al mismo tiempo lleva los codos bien hacia atrás y mantenlos pegados al cuerpo. Intenta que tus omóplatos se acerquen lo máximo posible y que el pecho se abra bien.

►Reten el aire.

►Visualiza un sol brillante en el centro del pecho. Siente su calor y poder de vida.

►Cuando llegues al límite de la retención, exhala por la boca entreabierta, mientras llevas los brazos al frente con las palmas enfrentadas y repite el procedimiento unos minutos, hasta que te resulte placentero.

 

Te darás cuenta de que tu ánimo se eleva velozmente, te dan ganas de hacer más cosas, te llenas de energía y te sientes muchísimo mejor.

¡Bosteza varias veces según se explica abajo y sal a hacer tus labores. Verás cómo todo te sale mejor!

 

 

El bostezo
El bostezo

 

Bostezar es un regalo para tu cerebro

 

Con la boca cerrada, la punta de la lengua en el paladar, Inspirar profundamente…

Luego abrir la boca y dejar que surja el bostezo.

 

Transcribo éste texto porque me gusta mucho su forma de explicarlo.

Andrew Newburg dice: 

“Por lo menos es algo fácil y gustoso de practicar,…Adelante: Ríete si quieres (aunque beneficiará más tu cerebro si sonríes), pero en mi opinión profesional, el bostezo es uno de los secretos mejor guardados de la neurociencia. Incluso mis colegas que están investigando la meditación, la relajación, y la reducción del estrés en otras universidades han pasado por alto esta poderosa utilidad de de mejora neuronal. Sin embargo, el bostezo se ha utilizado durante muchas décadas en el tratamiento de la voz como un medio eficaz para reducir el pánico escénico y la hipertensión de la garganta.

Diversos estudios recientes de escaneos cerebrales han demostrado que el bostezo provoca una única actividad neuronal en las áreas del cerebro que están directamente involucradas en la generación de conciencia social y la creación de sentimientos de empatía. Una de esas áreas es el precúneo, una pequeña estructura oculta en los pliegues del lóbulo parietal. Según los investigadores del Instituto de Neurología de Londres, el precúneo  parece desempeñar un papel central en la conciencia, la auto-reflexión y la recuperación de la memoria. El precúneo también es estimulado por la respiración yóguica, que ayuda a explicar por qué las diferentes formas de meditación contribuyen a un mayor sentido de auto-conciencia. También es una de las zonas más afectadas por enfermedades relacionadas con la edad y problemas de déficit de atención, así que es posible que el bostezo deliberado pueda reforzar realmente esta parte importante del cerebro.

Por estas razones creo que el bostezo debe integrarse en los programas de ejercicio y reducción del estrés, en la formación para la  mejora cognitiva y de la memoria, la psicoterapia y en la práctica espiritual contemplativa. Y, ya que el precuneo se ha asociado recientemente con el sistema de neuronas espejo en el cerebro (lo que nos permite que los sentimientos y conductas de otros resuenen en nuestra mente), bostezar, incluso nos puede ayudar a aumentar la conciencia social, la compasión y la comunicación efectiva con los demás.

¿Por qué insisto tanto? Porque si yo te pidiera dejar esta revista ahora mismo y que bostezaras 10 veces para experimentar esta técnica fabulosa, probablemente no lo harías. Incluso en los seminarios, después de presentar la evidencia abrumadoramente positiva, cuando diga a las personas que bostecen, la mitad de la audiencia dudará. Tengo que persuadirles para que sientan los efectos inmediatos de relax. Hay un inexplicable rechazo en nuestra sociedad que implica que es de mala educación bostezar, y a la mayoría se nos enseñó cuando éramos jóvenes.

Como joven estudiante de medicina, una vez fui “pescado” bostezando y el profesor me regañó. Dijo que no era apropiado aparecer cansado delante de los pacientes, aunque en ese momento estaba de pie en un pasillo fuera de la habitación del paciente. De hecho, el bostezo se incrementa cuando tienes cansancio, y puede ser la manera que usa el cerebro de decirte suavemente que necesitas un poco de sueño reparador. Por otra parte, la exposición a la luz también te hará bostezar, sugiriéndote que eso es parte del proceso de despertar.

Pero el bostezo no sólo te relaja – rápidamente te lleva a un estado elevado de conciencia cognitiva. Las y los estudiantes bostezan en clase, no porque la profesora o el profesor les aburran (aunque eso también te hará bostezar, al intentar mantener la atención en el discurso monótono), sino porque ello libera el cerebro de la somnolencia, lo que ayuda a poner la atención en los conceptos e ideas importantes. Regula la conciencia y nuestro sentido del yo, y ayuda a las personas a ser más introspectivas y auto-conscientes. Por supuesto, si una persona se encuentra en una sala con una profesora o profesor insulso, aburrido, monótono, bostezar le ayudará a mantenerse despierta.

El bostezo te relajará y te traerá a un estado de alerta más rápido que cualquier otra técnica de meditación que conozco, y debido a que es neurológicamentecontagioso, es particularmente fácil de enseñar en un ambiente de grupo. Una de mis antiguas alumnas utilizaba el bostezo para volver a poner orden, en menos de 60 segundos, en su junta directiva que constantemente estaba discutiendo. ¿Por qué? Porque ayuda a la gente a sincronizar su comportamiento con la de otras personas.

El bostezo, como un mecanismo de alerta, comienza en las primeras 20 semanas después de la concepción. Ayuda a regular los ritmos circadianos de las criaturas recién nacidas, y esto se suma a la evidencia de que el bostezo está involucrado en la regulación de la vigilia y el sueño. Ya que los ritmos circadianos no se sincronizan cuando se altera el ciclo normal del sueño de una persona, el bostezo debería ayudar a la persona que le gusta la marcha nocturna a restablecer el reloj interno del cerebro. El bostezo también puede evitar los efectos del desfase horario de los viajes y aliviar el malestar causado por la gran altitud.

Entonces, ¿cuál es el mecanismo subyacente que hace que el bostezo sea un instrumento tan esencial? Además de activar el precúneo, regula la temperatura y el metabolismo del cerebro. Se necesita una gran cantidad de energía neuronal para permanecer conscientemente alerta, y a medida que avanzas en la escala evolutiva, el cerebro se vuelve menos eficiente energéticamente. El bostezo evolucionó probablemente como una forma de enfriar el cerebro demasiado activo de los mamíferos, especialmente en las áreas del lóbulo frontal. Incluso se ha argumentado que es una forma primitiva de la empatía. La mayoría de los vertebrados bostezan, pero sólo es contagioso entre humanos, grandes simios, macacos y chimpancés. De hecho, es tan contagioso para los seres humanos que incluso leer sobre ello hace que la persona bostece.

Los perros bostezan antes de atacar, las y los atletas olímpicos bostezan antes de participar y los peces bostezan antes de que cambien de actividad. Incluso existen evidencias de que el bostezo ayuda a  personas en misión militar a llevar a cabo sus tareas con mayor precisión y facilidad. De hecho, el bostezo puede ser uno de los mecanismos más importantes para la regulación de los comportamientos relacionados con la supervivencia de los mamíferos. Así que si quieres mantener un cerebro sano de manera óptima, es esencial que bosteces. Es cierto que el bostezo excesivo puede ser un signo de que haya un trastorno neurológico subyacente (como la migraña, la esclerosis múltiple, derrame cerebral, o reacción de drogas). Sin embargo, yo y otras personas investigadoras sospechamos que el bostezo puede ser un intento del cerebro para eliminar síntomas del reajuste del funcionamiento neuronal.

En la experiencia de los bostezos hay implicados numerosos neuroquímicos, incluyendo la dopamina, que activa la producción de oxitocina en el hipotálamo y el hipocampo, áreas esenciales para la recuperación de la memoria, el control voluntario, y la regulación de la temperatura. Estos neurotransmisores regulan el placer, la sensualidad, y las relaciones afectivas entre personas, así que si quieres mejorar tu intimidad y estar juntos, bostezar juntos. Otros neuroquímicos y moléculas implicadas con el bostezo incluyen acetilcolina, óxido nítrico, glutamato, GABA, serotonina, ACTH, MSH, hormonas sexuales, y péptidos derivados del opio. De hecho, es difícil encontrar otra actividad que influya positivamente en tantas funciones del cerebro.

Mi consejo es sencillo. Bosteza tantas veces al día como puedas: cuando te despiertas, cuando te enfrentas a un problema difícil en el trabajo, cuando te preparas para ir a dormir, y siempre que sientas ira, ansiedad o estrés. Bosteza antes de dar una charla importante, bosteza antes de tener un examen, y bosteza mientras meditas o rezas, porque intensificará tu experiencia espiritual.

El bostezo consciente requiere un poco de práctica y disciplina para superar las inhibiciones inconscientes sociales, pero las personas vienen a menudo con otras tres excusas para no bostezar: “No tengo ganas”, “no estoy cansada”, y mi favorita”no puedo.” Por supuesto que puedes.

Todo lo que tienes que hacer para provocar un bostezo profundo es fingirlo seis o siete veces. Pruébalo ahora, y  verás que por el quinto bostezo falso empieza a surgir uno verdadero. Pero no pares ahí, porque por el décimo o duodécimo bostezo sentirás el poder de este pequeño truco seductor.

Puedes sentir que lágrimas empiezan a aflorar en tus ojos y tu nariz puede empezar a gotear, pero al mismo tiempo te sentirás completamente presente, increíblemente relajada, y muy alerta. No está mal para algo que cuesta hacerlo menos de un minuto. Y si ves que no puedes dejar de bostezar – he visto personas bostezando durante treinta minutos – sabrás que has estado privándote de un tratamiento neurológico importante.

Precúneo: una pequeña circunvolución en forma de cuña en la superficie medial del lóbulo parietal del cerebro, circunscrita posteriormente por el surco parieto occipital y anteriormente por el lóbulo paracentral.”

 

Deja un comentario