Saltar al contenido

Del Unschooling al Uncollege

Del Unschooling al Uncollege

Del Unschooling al Uncollege

Una de las consultas más comunes que me hacen cuando digo que educo en casa, es ¿cómo hacen los chicos si quieren ir a la universidad?

Según mi punto de vista y experiencia personal, al menos mi hija de 16 que es educada integralmente en casa, no desea asistir a ninguna universidad, porque ya está en camino de hacer lo que la apasiona y ama, que es cantar y bailar.

Ella ya se está preparando para su futuro como cantante y bailarina de comedia musical y, de hecho es muy buena en ambas actividades. Además escribe muy bonito y le gusta naturalmente la cuántica aplicada a la salud, por ello colabora eficientemente en mi emprendimiento laboral personal.

Al finalizar el 2014, dio una muestra de canto en un teatro lleno de gente y lo hizo maravillosamente.  Es evidente que su destino ya se perfila a corta edad.

Hace unos días tuve una lindísima conversación con un papá joven que estaba a punto de desescolarizar.  Muy seguro él y muy bien plantado en su decisión.

Le  comenté que a mi entender, la mejor manera de educar es dejar en libertad a los hijos, para que hagan lo que desean hacer y SER.

Nosotros que hacemos lo que amamos, sabemos lo maravilloso que es!

El papá me dijo que su única preocupación era que, si con esa libertad sus hijos el día de mañana podrían elegir estudiar en la universidad, alguna carrera de matemáticas y física científicas.

Mi opinión es que si el chico tiene una inclinación verdadera por las matemáticas por ejemplo, ya la tiene desde pequeño y, ya ha dado muestras suficientes de estar interesado en esos temas. Lo que deben hacer los padres solamente, es acompañarlos en sus elecciones y decisiones.

Si alguien se inclina naturalmente por la Astrofísica, es más que probable que ya de pequeño haya tenido contacto con telescopios e instrumentos similares, que haya leído sobre ese tema por hobbie o diversión y, que hable de sus gustos o preferencias con su familia y amigos.

Entonces cuenta con una preparación más que suficiente si desea ingresar a una universidad, que será similar y posiblemente superior a la de los chicos que han ido a la escuela.

Su rendimiento académico será óptimo. Las instituciones valoran esos conocimientos. En E.E.U.U. las universidades están gustosas de recibir a los homeschoolers y unschoolers.

En Argentina, ya hay familias cuyos hijos educados en casa se han recibido, con lo cual se disipa todo el problema.

Si la inclinación por determinados temas no es obvia en el joven, lógicamente no sería una elección feliz como carrera universitaria. Le traería más complejos que alegrías por no poder expresar su SER auténtico,  intentando satisfacer el ego de los padres. Con lo cual, de nuevo el dilema universidad / uncollege, se esfuma.

Yo asistí a la universidad y estudié Licenciatura en Psicología, pero sinceramente, lo que me enseñaban en la facultad me quedaba chico, sobretodo porque aunque fui a la escuela, en mi familia hay muchos autodidactas. Los autodidactas tenemos un potencial creativo infinito abierto ante nuestros ojos, somos naturalmente curiosos, inquietos y amantes del conocimiento.

Cuando en la facultad me pedían que lea de tal a tal página o, dos capítulos de un texto me resultaba casi ridículo, cuando yo por placer ya había leído el libro entero y lo complementaba con conocimientos que adquiría sola, por curiosidad y deseo de aprender lo que amaba.

Me molestaba mucho que lo único que era tomado en cuenta como bueno o correcto era repetir como un loro lo que el profesor decía, que a su vez lo repetía y reproducía sin cambios, de lo que alguien le enseñó y, así ad infinitum.

Siempre tuve mis propios modos re-evolucionarios de hacer las cosas.

Lo que hago a mi manera, sale más que bien y da mejores resultados.

Entonces ¿por qué lo que tenía para decir en la facultad era ignorado?

Por ser alumna no tenía derecho a plantear ideas nuevas y eso me ponía de los nervios.

Finalmente y ya cansada de tanta mediocridad, en un aula magna me paré ante 500 personas y dije lo que pensaba sobre lo que preguntó el docente, que obviamente rompía con todas las estructuras y dejaba entrever las fisuras de ese saber en apariencia tan sólido.

Por la vergüenza que sintió el profesor porque quedó en evidencia, me bochó despóticamente en el final, cuando yo venía en todas las cursadas con un promedio de 9.50!!

Si todo eso no es para terminar de hacer que alguien se expulse a sí mismo  voluntariamente de la facultad, no sé qué puede hacerlo.

Felizmente me expulsé a mí misma y decidí que a partir de ese momento yo crearía mis propios métodos y,  LO HICE!!!!!!!, obviamente por fuera del ámbito académico o mejor dicho: “acaenférmico”.

Los que desean ir a la universidad a que le enseñen “cómo se hacen las cosas”, quizás carezcan de iniciativa y creatividad para inventarse la propia forma.

En el único caso que podría apoyar a las universidades, sería si hubiera alguna que enseñara a los estudiantes exclusivamente a diseñar sus propias profesiones y medios de vida, originales, personales, individuales y creativos. Pero mientras la universidad sea lo que es ahora, y elimine por completo el potencial creativo de la gente, la considero una elección poco consciente y dependiente de los dictados del sistema. Este tema, es bien tratado en el exquisito blog Educo en casa, de mi amiga P L.

Otra vez se resuelve el dilema Hamletiano de ir o no ir a la universidad.

Así como están las cosas ¿quién necesita universidades? Mi hija y yo, al menos, NO!

Es que un niño o joven UNSCHOOLER, tiene la amplitud del universo entero para aprender y crear.

El Uncollege (sin universidad), es una consecuencia lógica del unschooling (sin escuela) y, ciertamente una elección consciente.

Yo de chica, era exploradora de Don Bosco y las experiencias maravillosas que viví ahí y lo que aprendí, todavía hoy las recuerdo y aplico por su enorme utilidad.  Jamás aprendí algo tan valioso en la escuela y mucho menos en la universidad. También aprendí de mi abuela a coser mi propia ropa y llegué a diseñar y armar vestidos de fiesta.

Juro que en mi vida tuve más oportunidades de hacer nudos marineros para arreglar algo que se había roto y, más fiestas para usar mis vestidos, que la oportunidad de tratar a alguien que haya tenido traumas con los objetos transicionales (Winnicott).

Los problemas que soluciono hoy con mi método de Salud Ética Cuántica, serían imposibles de resolver con los escasos, obsoletos e ineficientes conocimientos de la psicología tradicional, que me quisieron meter a presión en la facultad. Después de siglo y medio de los inicios y sin desmerecer a los pioneros, los psicólogos de hoy siguen utilizando los mismos métodos de antaño, que ni aplican ni funcionan. La prueba está en que hay cada vez más personas enfermas y deprimidas sin solución.

Esto no es privativo de la psicología, sino que sucede en cada una de las carreras universitarias que ofrece el sistema y el paradigma educativo oficial.

Ahora a los 43 años, bien alejada de la universidad, entiendo profundamente, reconozco, amo y utilizo en mi vida cotidiana, el legado de Jacques Lacan, como ejemplo. Lo comprendo porque he alcanzado autodidácticamente una cultura general que me permite saber de qué hablaba, cuando en la facultad les juro que lo enseñaban de una manera tan retorcida, que yo detestaba a ese hombre.

Muchos Psicoanalistas se llenan sospechosamente la boca de Lacan pero jamás lo han comprendido bien y eso se evidencia en cómo hablan y confunden sus conceptos.

Estoy dando simples ejemplos y lo digo porque he pasado por el periplo de aulas, apuntes, cursadas, grupos de estudio, parciales y finales. En mi humilde opinión, toda esa odisea carece de mérito y NO VALE LA PENA!!!

¿No será momento de dejar las preocupaciones vanas de lado?

Dejemos fluir la vida y permitamos que el Unschooling evolucione felizmente al Uncollege. Brindemos por que los jóvenes desarrollen sus habilidades naturales para ser exitosos en el siglo 21 según su propio concepto de éxito.

Nuestros hijos elegirán lo que quieran hacer y cómo SER y nuestro rol es únicamente educar en el amor.

Lo que tenga que llegar llegará y lo que no se disolverá.

Si tus hijos desean de corazón ir a la universidad, podrán hacerlo ya que cuando uno quiere algo y  se pone a ello con responsabilidad, tiene la garantía de lograrlo! ¿Qué puede haber que sea imposible para nuestros brillantes hijos?

El universo está en sus manos!!!

Listo, no hay más que eso!

A ejercitar la confianza y dejar de lado el intento de manipulación y control.

Con cariño

Silvana Paola Gonella

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (13)

hola Silvana acabo de encontrar tu blog y me parece increíble, yo actualmente tengo dos peques de 7 y 5 años en escuelas públicas aunque mi sueño es educar en casa, no lo he hecho por miedo a no enseñar más que los maestros que puedan tener por eso estaba pensando en hacer una licenciatura en pedagogía o psicología pero tomando en cuenta lo que mencionas, que incluso la universidad ya hoy en día es insuficiente que me recomiendas?
te mando un abrazo desde México Citar Comentario

Responder

Hola Leslie, qué gusto que llegaras a mi página.

Si deseas educar en casa, no tengas miedo en hacerlo,
ya que es la mejor decisión que puedas tomar en la vida y será lo que realmente haga feliz a tu familia.

Para eso cuentas con mucha información, capacitación y ayuda.

Mi página web está dedicada a capacitar a los padres que quieren desescolarizar a sus hijos.

Puedes seguir leyendo más en
https://silvanagonella.com/capacitacion/
https://silvanagonella.com/educacion/
https://silvanagonella.com/asesoria-online/

Además te dejo un enlace de un correo que envie esta mañana, que tiene información súper importante
sobre la educación, la crianza y la resolución de conflictos cotidianos con mi especialidad que es la cuántica. Puedes verlo Online aquí:
Si una mamá solucionó una situación difícil con mis consejos ¿Por qué tú no?
http://silvanagonella.bmeurl.co/7085E63

Mi recomendación es que no te embarques en estudiar pedagogía ya que no es necesario para educar en casa.

Todos los padres que realmente queremos, podemos enseñarle a nuestros hijos desde el ejemplo y educarlos en valores para la vida.

No necesitamos ser maestros ni pedagogos para educar.

Solo se necesita tener la valentía de llevar adelante los sueños y concretarlos en lo cotidiano.

Cualquier consulta puedes esribirme un email desde
https://silvanagonella.com/contacto/
y te ayudaré con todo mi cariño.

Cálidos saludos y hasta pronto

Silvana Paola Gonella
Capacitadora en Educación en casa, Homeschooling y Unschooling
Legalidad, Psicología, Emociones, Salud, Socialización y Metodologías.
[email protected] – WhatsApp: +54 9 11 6612-8552 – Tel: 011 2091-1409
Citar Comentario

Responder

Impecable como siempre Sil!! me encantó la temática y el enfoque. Más me encantan tus experiencias,y los de tu hija, pues son los mejores ejemplos que se pueden dar.
Leyéndote, recordé el pasado académico de mi esposo y fue muy similar su experiencia en la universidad como la tuya, y fue cuando resolvió dejar la carrera. Mi esposo es una persona autodidacta desde siempre y trata de resolver los problemas y dificultades de las manera menos comunes para el resto de la gente, pero que para él son lógicas, rápidas y eficientes, actitud que choca en el sistema en general.
De mi experiencia de dos carreras terciarias (docente y psicopedagogica) puedo asegurarte que lo que me ha aprovechada ha sido muy poco, yo siempre notaba que era casi nulo lo que me enseñaron como para poder tener las responsabilidad de formar a niños. Claro que sabía que debía seguir formándome, como toda persona responsable que tiene una gran responsabilidad, pero lo que disgusta y desilusiona que salgas con casi anda de formación en 7 años invertidos de tu vida.
Que esto en cierta forma sirva de ejemplo, para los padres que dudan si podrán o no enseñar a sus hijos por no ser docentes. El ser docente tiene alguna que otra ventaja, pero no por ello deja de tener desventajas y ser un gran obstáculo para liberar tu mente, dejar fluir la creatividad y romper cadenas en lo académico.
Como padres hemos decido dejar a nuestras hijas que decidan por sí solas de ir o no ir a la universidad, nos afligiría que concurran, dado que pensamos que no es el ambiente sano ni adecuado para ellas, pero las dejaríamos que experimenten si ese es su deseo. Sabemos que hacemos todo el esfuerzo por dotarlas de todas las herramientas necesarias para que puedan forjar el camino que deseen ellas.
Un abrazo enorme.
Lorena. Citar Comentario

Responder

Hola amiga, muchísimas gracias por contar la experiencia de tu esposo y la tuya en la universidad. Es muy valiosa porque muchos todavía se sienten perseguidos por el fantasma de la “educación superior” como si fuera algo ultranecesario para lograr una profesión o desempeño laboral “digno”.
Creo que los autodidactas somos muchos más de lo que aparentamos y aprender por uno mismo es tan espectacular, te llena tanto de energía y te da tantas ganas de profundizar mucho y curiosear en cada área… que estaría bueno que más sea animaran a experimentarlo.
Precioso tu comentario! Millones de gracias!! Citar Comentario

Responder

Qué buen artículo Silvana!! aunque no te he escrito nunca, cada tanto leo tus posts….son muy interesantes, y hasta me identifico! Yo también estoy cerca de los 40, tengo muchos cursos hechos, un profesorado, universidad incompleta (siempre choqué con los profesores y abandonaba)…tengo “colección” de certificados (así les dice mi esposo!!jaja) … y sólo me dedico a Manualidades y Eventos Infantiles… Nada que ver!!!! es loco ver cómo terminé (o empecé) en esto que hago hoy: siempre desde los 6 años recuerdo haberme fascinado por el mundo artístico: la música, la danza, el dibujo, la escritura…el arte en general. Y aprendí más “haciendo” y mirando que “estudiando”… Siempre me pongo de ejemplo, no por narcisista, sino para que la gente que me rodea pueda ver que tener el “papelito” no certifica nada, que tener miles de horas de pestañas quemadas tanto leer cosas que no nos interesan (leídas por obligación) no es garantía de sabiduría, mucho menos de felicidad… Conozco mucha gente que se queja de sus trabajos, de sus obligaciones, pero no hace nada por cambiar esa situación. Es en esos momentos donde sonrío, no por maldad, sino por satisfacción: de haber elegido el camino correcto (adecuado mejor dicho), de saber que les estoy mostrando una opción diferente a mis hijos y que no siempre es “malo” salirse del Sistema… 😉 Citar Comentario

Responder

Hola Valeria, es un verdadero gusto que pasaras a comentar. Sos el vivo ejemplo y eso es más que adecuado y perfecto, de que salir del sistema no es tan malo, todo lo contrario, es muy muy bueno y así es mucho más fácil emprender el camino de la felicidad, como una búsqueda inacabada, pero que da sus frutos muy rápido. Hermosos comentario. Millones de gracias y te espero para los próximos post!!! Citar Comentario

Responder

Al fin me estoy dando el gusto de conoerte más y leerte más!
Te cuento una anécdota para que ves como se le arraiga a los chicos lo que viene del sistema. Claro,todos tienen madres y padres que trabajan fuera del hogar, resulta queyo, trabajo en casa, en un aula que yome inventé.Ahora además, estoy dando clases en una coorporación, y mi hija me dice:al fin tenes un trabajo en serio! Qué quéeeee le dije, el trabajo en caa es tan seriocomo elde la coorporación y de hecho, es el mismo. Lo cree yo. Cuando vos seas grande tenes que saber que podes crear tu propio trabajo. Y ahí entendí que a mi forma también estoy inculcando cosas a contracorriente. Pero con mucho amor. Citar Comentario

Responder

Excelente Gabi!! Nosotras que maso tenemos la misma edad de taitantos…, yo 43 y a buena honra, pero a muchos no les gusta revelar “su experiencia de vida”, somos muy rompe…estructuras. Vamos a contracorriente naturalmente y lo hacemos para pavimentarle el camino a nuestros chicos que tienen otras cosas que hacer acá. Siempre lo que nosotros mismos creamos, como las creaciones parten de las mismísimas entrañas y de la curiosidad o la avidez por mejorar… nos sale bien!!!! Yo también trabajo en casa hace muuuchos años con trabajos que yo misma inventé!!! Nada se compara a la sensación de hacer lo que te da la gana cuando te da la gana y como te da la gana. Es felicidad sin igual. Pero también están los que creen que trabajar en casa es casi como rascarse. Sin embargo yo en 1 día normal produzco 20 veces más que cualquiera en 3 meses de trabajo fuera de casa. Demás está decir que me “rasco” unas 20 horas por día….por eso todos los días tengo hecho lo que me propuse, listo y a otra cosa jajaja. Yo te felicito por emprender, inventarte una manera de hacer el manguito, porque doy fe de que arrancaste con nada!! Eso es lo más valorable. Nosotras no venimos de familias adineradas, nadie nos dió un empujón económico, la mayoría de las veces andamos con lo puesto, pero tenemos ganas y garra para salir adelante y hacer de las crisis oportunidades.
Gracias mil por leer este artículo. Juro con testigos que ayer estuve con fiebre y engripada, me dolía hasta la lengua, pero como dije que haría este artículo para ayudar a alguien, me quedé igual y lo terminé para cumplir mi palabra. Gracias mil por comentar y disfrutar que de eso se trata!!! Citar Comentario

Responder

Hola Silvana:

Me encantó este post. Resuena mucho con todo lo que pienso desde hace rato.

De paso te comento que tengo un regalo para vos:

http://inglesenelhogar.com/premio-black-wolf-blogger-award/

Pasa por mi blog a recogerlo!!!
Un beso!!!
Leila Citar Comentario

Responder

Que bueno! que claro! felicitaciones!!!!! justamente el otro día mi directora me preguntaba como estaba mi hijo y le comente como vamos y lo contentos que estamos con la decisión y me dijo, si yo lo único que le veo de malo es cómo va a hacer con la Universidad? y yo pensé quien dijo que va a ir a la universidad, lo hará si quiere, o porque yo fui el lo tiene que hacer también. O si no va que se cae el mundo?. te doy un ejemplo: yo soy bióloga ecóloga padecí la universidad aunque siempre me fue muy bien, segui y me doctoré (maximo titulo academico) y gano lo mismo o menos que mi marido que se dio cuenta a tiempo que no quería ser abogado, contra el boicot de sus padres, siguió casi de forma autodidacta su pasión por la electrónica y la informática y trabaja de lo que le gusta y gana mas que yo. si bien la biología es lo que me gusta podria haber echo algo por fuera del circulo universitario, y me hubiera ahorrado mucha malasangre. Por eso me parece genial tu artículo, sigamos derribando mitos!!!!! Citar Comentario

Responder

Y Claro Lore, si , es así como vos decís. Tu esposo que hace lo que le encanta, gana más que vos, será porque el encontró su propósito!! Eso es algo que sucede en muchísimas familias. De a poco vamos derribando mitos infundados. Abrazos y graciassssss por comentar
Silvana Citar Comentario

Responder

Aplausos!! aplausos y más aplausos. Yo entiendo la duda de los padres sobre el certificar, a todos nos pasó más o menos cuando arrancamos. Pero espero quede claro que HOY en día ya no es aval de nada un certificado, incluso con la educación a distancia como la Open University ya no todos exigen el papelito famoso.
Y si es por una necesidad, hay incontable cantidad de maneras de poder certificar, hasta la mariano moreno hace años que te da la opción de en un año (y ahora a distancia) terminar el primario y secundario!
Hay que dejar ir. Fluir y saber que es una TREMEBUNDA MENTIRA que para trabajar te exigen el título secundario, eso lo hacen o te lo piden cuando VOS no los convences en la entrevista, me consta. Primero para cualquier empleador están las referencias y la experiencia. Tengo una lista bien larga de gente que hoy trabaja en varios ámbitos sin haber terminado el secundario!!! Citar Comentario

Responder

Pero claro!!!!!! como si un titulito de secundario o universidad te hace SER ALGUIEN EN LA VIDA Artículo tremendo y genialllll que escribiste hace un tiempito!!!! Por favor pasen y lean, ya que cuando hacía el post, sabía que había un artículo que hablaba de eso en la página de P, pero no podía acordarme cual!! Ahora me acordé!!!
Gracias Pauliiiiiiiii Citar Comentario

Responder