Saltar al contenido

Fibromialgia e hijos: Crianza y educación flexibles y con amor.

Fibromilagia y crianza de los hijos

Fibromialgia e hijos: Crianza y educación flexibles y con amor.

Como criar y educar a los niños cuando mamá es fibromiálgica.

Este artículo se lo dedico a Alejandra Palleros, con la mejor intención de hacer un aporte válido en su vida y en su familia.

Deseo articular la educación de los niños cuando mamá (el pilar de la familia) está enferma, con una mirada acerca de cómo viven esos chicos la situación y dar algunos consejos prácticos para aplicar en lo cotidiano y liberarlos de las pesadas cargas emocionales. No olvidemos que son niños y necesitan vivir las etapas naturales del crecimiento con el menor número de interferencias posible.

Lo más usual es que los padres cuiden de los hijos e incluso cuando están enfermos, suelen sobreponerse y aparentar siempre fuertes.

Pero cuando mamá padece alguna enfermedad invalidante o progresiva, los roles se invierten y los niños pasan a estar preocupados por el adulto enfermo. Esto es lógico ya que el niño ama a sus padres y es un gesto de amor estar pendientes del miembro de la familia que está sufriendo.

Pero a nivel inconsciente se juega algo muy profundo y con muchos efectos en la vida cotidiana. El niño se las ve cara a cara con la idea de la muerte de la madre y la concomitante desprotección a la que se vería expuesto si eso sucediera.

Cuando son menores de 12 años, no pueden comprender la posible desaparición del cuerpo en su dimensión adecuada. Por ello se ponen en juego el miedo atroz, la incertidumbre acerca del futuro, tristeza y hasta depresión que emulará empáticamente los síntomas de mamá con diagnóstico de fibromialgia.

Vamos a mirar por un momento en los síntomas de la fibromialgia para luego analizarlos a la luz de la percepción de los niños y, cómo ayudarlos a superar el miedo y la indefensión.

Los fibromiálgicos sienten que la gente no les cree porque el dolor no se ve. Eso conduce a que se sientan decepcionados y poco valorados, mucho menos entendidos. Sin embargo el dolor muscular llega a ser insoportable aunque muchos de ellos no hayan llegado a la etapa de la invalidez que requiere andar con bastón o en silla de ruedas.

La percepción del dolor es algo tan subjetivo en esta sociedad que se minimiza la importancia de este síntoma para quienes lo padecen, aunque es la manifestación más importante y definitoria de la enfermedad que hoy tratamos.

Esto es una enorme dificultad en el tratamiento y la colaboración del sistema de salud en general, para mitigar este dolor y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Realmente el problema del dolor crónico es uno de los más incomprendidos para la medicina tradicional alopática y a lo máximo que apuntan es a enseñarle al paciente a convivir con el dolor.

Esto es un sinsentido absoluto, porque cuando el dolor es generalizado, inespecífico y de alto calibre se hace imposible realizar cualquier tarea básica en el día a día.

Convivir con el dolor genera irritabilidad extrema en quien lo padece, intolerancia a cualquier toque o roce, sensibilidad exacerbada, tristeza e impotencia que llevan seguro a un estado depresivo permanente.

Mi visión personal es que

enseñar a convivir con el dolor, raya con la crueldad y la impavidez ante el sufrimiento de tanta gente. - Difúndelo          

Sin embargo, si se mira más profundamente en la esfera emocional, se podrán detectar las verdaderas causas psíquicas de todas las “algias”, es decir que en un nivel sutil se las puede corregir, gracias a un cambio de la persona afectada en su manera de ver el mundo y de algunas actitudes que le son perniciosas. Así se puede quitar la atención de las meras manifestaciones físicas, que son solo la última consecuencia de diversos conflictos a nivel psicológico, emocional, psíquico y del alma.

Mi visión y apuesta es a que se pueden eliminar por completo las causas profundas de la enfermedad, cuyo resultado obvio es la desaparición total y para siempre del dolor crónico, porque ha perdido sentido a nivel biológico y psíquico.

En las personas con fibromialgia hay un gran sufrimiento interior que se relaciona con los vínculos familiares tóxicos a los que la persona tiene que someterse y aceptar sin chistar y sin poder hacer nada al respecto.

El dolor psíquico que genera la impotencia de rebelarse contra los mandatos familiares, se traduce en dolor físico en proporción directa. A mayor dolor del alma, más fuerte es el dolor físico.

Hay un conflicto de doble obligación o fidelidad, una fidelidad a la familia que es molesta, simultáneamente a un deseo de ser fiel a uno mismo. Pero la persona con fibromialgia no se cree con derecho a seguir y satisfacer sus inclinaciones y gustos personales.

Las personas más queridas para el que padece fibromialgia son las que más daño le hacen a nivel emocional.

¿Te resulta muy difícil cortar con esas ataduras familiares verdad?  Supones que sin esos vínculos te quedarás sola y sin amor. Es como si amaras a tu verdugo, que es tu misma familia tóxica.

Digo sola, porque la fibromialgia se da mayormente en las mujeres.

Como se ven afectadas las glándulas suprarrenales, hay un conflicto de dirección en la vida: debe ir hacia una dirección y quiere ir hacia otra.

También existe la desvalorización porque se siente extremadamente responsable de todas las cargas y siente que es juzgada por la familia tanto por lo que hace como por lo que deja de hacer. La culpa atraviesa todo es sufrimiento físico. Cuanto más culpa siente, más le duele todo. Porque el dolor funciona como una especie de autocastigo.

Hay un sentimiento de contacto por obligación: tener que asumir, hacer o estar con personas o situaciones determinadas, sin elección.

Son personas excesivamente serviciales y solícitas, pasadas de buenas con todo el mundo y quieren satisfacer la necesidad de todos, a costa de sus propios deseos, por miedo a la muerte de su propia identidad.

Es como si la persona fibromiálgica sintiera que “es” quien ayuda y sirve a todos. “ES”, por lo que “hace” y no se permite “SER”, quien verdaderamente “ES”.

Ante los conflictos de:

“La dirección que estoy tomando en mi vida no me satisface, pero las ataduras familiares me obligan”.

“Tengo la obligación de estar con… o hacer… y yo no quiero”.

“Es mi responsabilidad, debo ocuparme yo, si no lo hago yo nadie lo hará”.

Una de las soluciones más inteligentes que puede aportar el inconsciente biológico es dejarte inmóvil. Si no puedes moverte a causa del dolor, no podrás cometer ningún error y nadie se molestará. ¿Te das cuenta de que tu dolor es una solución biológica al conflicto inconsciente?

La clave de la sanación es que comiences a buscar las actividades o las personas que te den placer y gusto, que mantengas ocupada la mente y el cuerpo en un estado de bienestar, que permitirá que de a poco vayas soltando los lazos familiares tóxicos.

No se trata de pelear con la familia, sino todo lo contrario. Solo aléjate y haz que los encuentros sean cada vez más infrecuentes, hasta tanto se produzca un cambio a nivel físico en ti y, se vayan aliviando tus dolores. Concomitantemente es posible que los familiares comprendan y también se flexibilicen.

Además necesitas encontrar nuevos valores en tu vida, nuevas ideas que te permitan avanzar en lo que más deseas. Tienes que recurrir a la creatividad para rediseñar por completo tu existencia.

Si ves que tu familia no responde a tu necesidad de cambiar y soltar, entonces busca amigos o personas que cumplan la función de darte cariño que tiene tu propia familia. No te será difícil hacerlo, ya que eres una persona agradable y sensible. Es fácil quererte y muchos están dispuestos a amarte incondicionalmente sin pedirte algo a cambio, sin exigirte que te anules para agradarles. Te lo prometo!! Intenta y verás.

Te di a grandes rasgos la solución para tus dolores y ahora voy a pasar al plano de la educación  y la crianza de tus niños.

Necesitas estrechar los vínculos y comunicarte desde el amor genuino con tu/tus hijos. Ayúdalos a saber que son valiosas personas tales como son; que los amas incondicionalmente; que tú harás hasta lo imposible para sanar, estar bien y cuidarlos como se merecen, que lo que están viviendo es sólo temporal ya que hay un futuro bello para disfrutar en familia.
Eso es posible porque ya has comprendido de dónde viene tanto dolor en tu cuerpo y cómo solucionarlo.

Construye con esmero un ambiente familiar donde todo sea flexible y adaptable. Conviértete en el artífice de la sana autoestima en tus niños. Enséñales a ser autosuficientes, a buscar su propósito de vida, a tomarse todo con calma, a hacer todo por placer y no por obligación.

Haz que la vida en familia sea suave y evita a toda costa que sea asfixiante como en tu familia. Sé una mamá más permisiva de lo que fueron contigo, acepta el curso de las cosas, deja a tus niños expresarse genuinamente y dales todo el cariño y la comprensión que te sean posibles. Evita repetir nefastas historias familiares con ellos.

Pero la lección de vida más importante que puedes dejarles, es que hasta lo imposible se torna posible con la intención, el deseo ardiente y la voluntad!
Tienes casi la obligación moral de sanarte, de estar bien, entera, sana, ágil, flexible y dispuesta a vivir la vida con todo su potencial, su belleza y sus regalos.

Si eres capaz de sanar completamente de tu enfermedad, ya que te juro por lo que más quiero que es posible y muchos ya lo han hecho…, les demuestras a tus hijos que hasta lo que los médicos pronosticaron tan desfavorablemente se puede superar con la voluntad de hacerlo.

En mi opinión, los grupos de ayuda o pertenencia para fibromiálgicos, en verdad no ayudan a sanar, porque te hacen sentir que tienes esa condición de forma permanente y que no hay mucho para esperar.

En un entorno en el que todos sufren, se te hará difícil despegarte del paradigma de la “incurabilidad”. En grupos se favorece que todos se auto-compadezcan y se refuercen en su sufrimiento.

Sé que puede parecerte odioso lo que digo y te pido perdón si te ofende.
Te lo digo con el corazón en la mano y con el deseo de que seas feliz de verdad. Tu estado ME IMPORTA y por eso me meto!!!

Te deseo lo mejor y me encantaría que me cuentes los progresos de tu curación, ya que sé definitivamente que ES UN HECHO!!!

Con mucho cariño

Silvana Paola Gonella

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (8)

Gracias, gracias , gracias !! Qué maravillosamente alentador es encontrar en el momento justo la señal precisa de que aún la vida tiene tanto para regalarnos …. En este caso a través de uds, Silvana y P, que con su aporte amoroso y desinteresado demuestran a tantas personas que nos encontramos transitando este camino de sentirnos diferentes que no estamos solas … Buceando en todos los post acerca de la Educación en Casa, un camino que personalmente resuena en mí desde hace un largo tiempo ya, me encuentro con este artículo con el que me siento doblemente identificada…. Padezco de fibromialgia y me he visto reflejada en todas y cada una de las palabras vertidas por Silvana en este artículo…como así también en las palabras de Alejandra P.. En mi caso siento que la queja que mi cuerpo ha elegido manifestar de esta manera se debe a la dualidad de ese sentimiento que tan bien expresas ….de tener que obedecer no solo los mandatos familiares sino también sociales, entiéndase en este caso la educación “formal” como opción de vida…Asumiendo casi como primitivo el sentimiento de “fidelidad” que sentimos debemos tener hacia nuestra familia de origen y que tantas veces se cimienta en vínculos tóxicos …. luego nos encontramos en la disyuntiva de tener que ser fieles a un “sistema educativo” que somete y destruye emocionalmente a nuestros hijos y a casi todas esas hermosas capacidades creativas con las que los vimos llegar a este mundo a tal punto de quitarles la alegría….Más allá de mi opinión acerca del carácter obsoleto de casi todos los contenidos académicos de los programas actuales se torna terriblemente frustrante luchar contra un sistema que persiste impávido ante la pérdida de valores humanos….Dolor, impotencia, incomprensión ….pero también ese sentimiento que nos hace ponernos en pie cada mañana, el Amor hacia nuestros hijos….y la fidelidad hacia la vida que nos hace sentir “esa obligación moral de sanarnos” que tan bien describes….Personalmente me encuentro atravesando la crisis del “Hasta aquí” …. sé que no será fácil llegar a la meta tan ansiada pero intento cada día “construir” un futuro mejor para mí y para mis hijas… Sin duda tu artículo ha sido un gran mimo para mi alma ….saber que mas allá de los vínculos preestablecidos se puede, aún en este mundo alborotado, encontrar seres con la empatía suficiente que les permite ponerse en el lugar del otro y de esa manera sentir que a la distancia nos abrazamos y juntamos fuerzas en esta ardua pero también hermosa labor de intentar vivir la vida con todo lo hermoso que tiene para ofrecernos ! Un abrazo y gracias nuevamente! Citar Comentario

Responder

Hola Cynthia, es un gustazo conocerte!!! Claro que sí se puede!!! Lo estás haciendo maravillosamente porque si has llegado al punto de inflexión de “hasta aquí”, es como si hubieras decidido con un solo salto, atravesar un gran porcentaje del camino. Ahora solo queda decir no más a menudo, de manera suave pero firme. No a quienes le eres fiel, simplemente porque ellos también tienen que responsabilizarse de su propia vida para crecer, no a un sistema que enmudece el alma de los niños, no a hacer favores y cuidar a todo el mundo, no, NO, NO, NO, a poner todas esas frustraciones en el cuerpo, que ya ha sufrido suficiente.
En cuanto a educar en el hogar, te puedo decir que es la decisión más liberadora y más amorosa que puedas tomar por tus hijos. Educar en casa es simplemente protegerlos y cuidarlos de tanto sufrimiento innecesario que viven en la escuela. Animate que contás con el apoyo de los que ya lo hacemos y nunca estarás sola!!!! Gracias a vos, nuevamente gracias por comentar con tanta dulzura!!!!! Citar Comentario

Responder

Que buen post! Todos tenemos personas tóxicas en nuestras vidas, y que difícil es a veces decir “me corro de este lugar!
MUCHAS GRACIAS POR LA BUENA VIBRA QUE DESPARRAMAS!!! Citar Comentario

Responder

OHHH Gracias Gabiiiii!!!! Exacto, todos en algún momento de la vida tenemos que corrernos de estar con gente tóxica, puede ser la familia, pero también la pareja, supuestos amigos etc. Hay que aprender a decir NO!! A esto yo no adhiero, o no píenso así etc. Besos Citar Comentario

Responder

Si ves que tu familia no responde a tu necesidad de cambiar y soltar, entonces busca amigos o personas que cumplan la función de darte cariño que tiene tu propia familia. Creo que esta es una gran clave. Lamentablemente estamos sujetos muchas veces a personas tóxicas porque sentimos la responsabilidad de hacerlo. El famoso “Lo primero es la familia” o “somos amigos desde jardín y siempre estuvo en las buenas y en las malas” pero muchas veces no nos damos cuenta que la gente sí, es cierto, está con nosotros pero el tema es cómo! Se alegra por mi cuando son “las buenas”?, hace leña del árbol caído, aunque sea en forma sutil, cuando son “las malas”?
Decir adiós y empezar a limpiar nuestro medio ambiente de lo que nos hace mal, inclusive la gente, es difícil pero NO imposible. Lo digo por experiencia. Antes vivía enferma, pero también vivía rodeada de gente que estaba totalmente en una sintonía diferente a la mía,casi opuesta. Tampoco sabía decir NO y eso ocasionaba que siempre estaba enferma, sintiéndome mal.
Ahora, aunque a veces aun me cuestan ciertas cosas, aprendí a rodearme de gente que fluya en la misma dirección mía, aunque a veces tengamos metas y deseos diferentes.
Gran artículo, Sil. Citar Comentario

Responder

Excelente observación Pauli, como siempre!!! Es cierto, también muchas veces los amigos o conocidos son negativos y derrotistas, aunque lo que hagan o digan sea…”con las mejores intenciones”, de esos por supuesto hay que alejarse y salir corriendo raudamente. También están los envidiosos, los criticones y los que están más deprimidos que nadie y a esos hay que estar salvándolos de los líos en los que se meten. De nuevo… esos no son amigos!!! Amigo es el que está en tu sintonía, te conoce y te comprende, no se ofende por cualquier cosa minúscula, se ríe con vos y cuando llorás, trata de consolarte.
Decir NO, es tan expansivamente reparador!!! Qué palabra más bonita… carece de matices, es despojada, sin medias tintas. NO es NO!, las dudas salen por la ventana cuando alguien dice no… queda todo claro y es una palabra sincera que sale de las entrañas. Reivindiquemos el uso del NO, pero como respuesta tajante a algo que queremos evitar en nuestro universo!!! Aunque debemos saber que la utilización de la palabra no en las frases, antes de una firmación… el inconsciente no las reconoce. Si digo …no tengo ganas, el inconsciente entiende TENGO GANAS y hará todo para complacernos. Gracias Pauli por estar siempre y SER MI AMIGA!!!!!! Citar Comentario

Responder

Totalmente cierto, es como si estuvieras leyendo mi mente y mis sentimientos, es nuestro cuerpo gritando lo que nos callamos, y se convierte en un circulo vicioso, donde estamos mal, nuestros hijos sufren y mas mal nos sentimos por sentir que les estamos robando su infancia, no pude dejar de llorar al leer el articulo, expresaste claramente lo que siente un enfermo de fibro, en mi caso llego un momento que dije basta hasta acá llegue no puedo seguir así, fue el clik que necesitaba, todavía me cuesta decir no y decir a veces lo que pienso, pero vamos mejorando. Mis hijas también están mejor, aunque se preocupan ya no están tan pendientes de mí, disfrutamos el tiempo juntas, hablamos mucho. junto con toda la información del artículo anterior, que te agradezco con mi corazón, se que podremos ir superando este dolor como decís momentáneo. Gracias por tu interés y el amor que pones en tu trabajo y que sentimos en cada palabra que expresas! Citar Comentario

Responder

Qué inmensa alegría es recibir tu comentario!!! Es una caricia para el alma en dos direcciones: te hace bien a vos re-conocerte en mi relato y me hace bien a mi, poder compartir algo que puede ser la solución a tus problemas.
Me resisto a pensar que puede haber algo incurable… no me gusta y me enoja cuando la medicina tradicional roba la esperanza y la fe de quienes están sufriendo y les niega la posibilidad de una vida mejor. Yo personalmente confío plenamente en que la enfermedad es la solución a los conflictos a nivel sutil. Por lo tanto cuando ya ha cumplido su función, desaparece así, sin más como por arte de magia. Lo digo porque tuve una parálisis facial de la que me curé solita y la enfermedad a la que tantos le temen… También me curé sola. Nadie en el mundo puede decirme que hay algo incurable!! porque yo lo viví en mi cuerpo y lo superé. Sé que todo se cura si tenemos la intención de mejorar!!! Te agradezco sobremanera que hayas leído el artículo y que estés haciendo hasta lo imposible por estar BIEN!!! La vida buena es la que todos nos merecemos, así que adelante y felicidades!!!!! Citar Comentario

Responder