Fibromialgia e hijos: Crianza y educación flexibles y con amor.

Fibromilagia y crianza de los hijos

Fibromialgia e hijos: Crianza y educación flexibles y con amor.

Como criar y educar a los niños cuando mamá es fibromiálgica.

Este artículo se lo dedico a Alejandra Palleros, con la mejor intención de hacer un aporte válido en su vida y en su familia.

Deseo articular la educación de los niños cuando mamá (el pilar de la familia) está enferma, con una mirada acerca de cómo viven esos chicos la situación y dar algunos consejos prácticos para aplicar en lo cotidiano y liberarlos de las pesadas cargas emocionales. No olvidemos que son niños y necesitan vivir las etapas naturales del crecimiento con el menor número de interferencias posible.

Lo más usual es que los padres cuiden de los hijos e incluso cuando están enfermos, suelen sobreponerse y aparentar siempre fuertes.

Pero cuando mamá padece alguna enfermedad invalidante o progresiva, los roles se invierten y los niños pasan a estar preocupados por el adulto enfermo. Esto es lógico ya que el niño ama a sus padres y es un gesto de amor estar pendientes del miembro de la familia que está sufriendo.

Pero a nivel inconsciente se juega algo muy profundo y con muchos efectos en la vida cotidiana. El niño se las ve cara a cara con la idea de la muerte de la madre y la concomitante desprotección a la que se vería expuesto si eso sucediera.

Cuando son menores de 12 años, no pueden comprender la posible desaparición del cuerpo en su dimensión adecuada. Por ello se ponen en juego el miedo atroz, la incertidumbre acerca del futuro, tristeza y hasta depresión que emulará empáticamente los síntomas de mamá con diagnóstico de fibromialgia.

Vamos a mirar por un momento en los síntomas de la fibromialgia para luego analizarlos a la luz de la percepción de los niños y, cómo ayudarlos a superar el miedo y la indefensión.

Los fibromiálgicos sienten que la gente no les cree porque el dolor no se ve. Eso conduce a que se sientan decepcionados y poco valorados, mucho menos entendidos. Sin embargo el dolor muscular llega a ser insoportable aunque muchos de ellos no hayan llegado a la etapa de la invalidez que requiere andar con bastón o en silla de ruedas.

La percepción del dolor es algo tan subjetivo en esta sociedad que se minimiza la importancia de este síntoma para quienes lo padecen, aunque es la manifestación más importante y definitoria de la enfermedad que hoy tratamos.

Esto es una enorme dificultad en el tratamiento y la colaboración del sistema de salud en general, para mitigar este dolor y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Realmente el problema del dolor crónico es uno de los más incomprendidos para la medicina tradicional alopática y a lo máximo que apuntan es a enseñarle al paciente a convivir con el dolor.

Esto es un sinsentido absoluto, porque cuando el dolor es generalizado, inespecífico y de alto calibre se hace imposible realizar cualquier tarea básica en el día a día.

Convivir con el dolor genera irritabilidad extrema en quien lo padece, intolerancia a cualquier toque o roce, sensibilidad exacerbada, tristeza e impotencia que llevan seguro a un estado depresivo permanente.

Mi visión personal es que

enseñar a convivir con el dolor, raya con la crueldad y la impavidez ante el sufrimiento de tanta gente. - Difúndelo          

Sin embargo, si se mira más profundamente en la esfera emocional, se podrán detectar las verdaderas causas psíquicas de todas las “algias”, es decir que en un nivel sutil se las puede corregir, gracias a un cambio de la persona afectada en su manera de ver el mundo y de algunas actitudes que le son perniciosas. Así se puede quitar la atención de las meras manifestaciones físicas, que son solo la última consecuencia de diversos conflictos a nivel psicológico, emocional, psíquico y del alma.

Mi visión y apuesta es a que se pueden eliminar por completo las causas profundas de la enfermedad, cuyo resultado obvio es la desaparición total y para siempre del dolor crónico, porque ha perdido sentido a nivel biológico y psíquico.

En las personas con fibromialgia hay un gran sufrimiento interior que se relaciona con los vínculos familiares tóxicos a los que la persona tiene que someterse y aceptar sin chistar y sin poder hacer nada al respecto.

El dolor psíquico que genera la impotencia de rebelarse contra los mandatos familiares, se traduce en dolor físico en proporción directa. A mayor dolor del alma, más fuerte es el dolor físico.

Hay un conflicto de doble obligación o fidelidad, una fidelidad a la familia que es molesta, simultáneamente a un deseo de ser fiel a uno mismo. Pero la persona con fibromialgia no se cree con derecho a seguir y satisfacer sus inclinaciones y gustos personales.

Las personas más queridas para el que padece fibromialgia son las que más daño le hacen a nivel emocional.

¿Te resulta muy difícil cortar con esas ataduras familiares verdad?  Supones que sin esos vínculos te quedarás sola y sin amor. Es como si amaras a tu verdugo, que es tu misma familia tóxica.

Digo sola, porque la fibromialgia se da mayormente en las mujeres.

Como se ven afectadas las glándulas suprarrenales, hay un conflicto de dirección en la vida: debe ir hacia una dirección y quiere ir hacia otra.

También existe la desvalorización porque se siente extremadamente responsable de todas las cargas y siente que es juzgada por la familia tanto por lo que hace como por lo que deja de hacer. La culpa atraviesa todo es sufrimiento físico. Cuanto más culpa siente, más le duele todo. Porque el dolor funciona como una especie de autocastigo.

Hay un sentimiento de contacto por obligación: tener que asumir, hacer o estar con personas o situaciones determinadas, sin elección.

Son personas excesivamente serviciales y solícitas, pasadas de buenas con todo el mundo y quieren satisfacer la necesidad de todos, a costa de sus propios deseos, por miedo a la muerte de su propia identidad.

Es como si la persona fibromiálgica sintiera que “es” quien ayuda y sirve a todos. “ES”, por lo que “hace” y no se permite “SER”, quien verdaderamente “ES”.

Ante los conflictos de:

“La dirección que estoy tomando en mi vida no me satisface, pero las ataduras familiares me obligan”.

“Tengo la obligación de estar con… o hacer… y yo no quiero”.

“Es mi responsabilidad, debo ocuparme yo, si no lo hago yo nadie lo hará”.

Una de las soluciones más inteligentes que puede aportar el inconsciente biológico es dejarte inmóvil. Si no puedes moverte a causa del dolor, no podrás cometer ningún error y nadie se molestará. ¿Te das cuenta de que tu dolor es una solución biológica al conflicto inconsciente?

La clave de la sanación es que comiences a buscar las actividades o las personas que te den placer y gusto, que mantengas ocupada la mente y el cuerpo en un estado de bienestar, que permitirá que de a poco vayas soltando los lazos familiares tóxicos.

No se trata de pelear con la familia, sino todo lo contrario. Solo aléjate y haz que los encuentros sean cada vez más infrecuentes, hasta tanto se produzca un cambio a nivel físico en ti y, se vayan aliviando tus dolores. Concomitantemente es posible que los familiares comprendan y también se flexibilicen.

Además necesitas encontrar nuevos valores en tu vida, nuevas ideas que te permitan avanzar en lo que más deseas. Tienes que recurrir a la creatividad para rediseñar por completo tu existencia.

Si ves que tu familia no responde a tu necesidad de cambiar y soltar, entonces busca amigos o personas que cumplan la función de darte cariño que tiene tu propia familia. No te será difícil hacerlo, ya que eres una persona agradable y sensible. Es fácil quererte y muchos están dispuestos a amarte incondicionalmente sin pedirte algo a cambio, sin exigirte que te anules para agradarles. Te lo prometo!! Intenta y verás.

Te di a grandes rasgos la solución para tus dolores y ahora voy a pasar al plano de la educación  y la crianza de tus niños.

Necesitas estrechar los vínculos y comunicarte desde el amor genuino con tu/tus hijos. Ayúdalos a saber que son valiosas personas tales como son; que los amas incondicionalmente; que tú harás hasta lo imposible para sanar, estar bien y cuidarlos como se merecen, que lo que están viviendo es sólo temporal ya que hay un futuro bello para disfrutar en familia.
Eso es posible porque ya has comprendido de dónde viene tanto dolor en tu cuerpo y cómo solucionarlo.

Construye con esmero un ambiente familiar donde todo sea flexible y adaptable. Conviértete en el artífice de la sana autoestima en tus niños. Enséñales a ser autosuficientes, a buscar su propósito de vida, a tomarse todo con calma, a hacer todo por placer y no por obligación.

Haz que la vida en familia sea suave y evita a toda costa que sea asfixiante como en tu familia. Sé una mamá más permisiva de lo que fueron contigo, acepta el curso de las cosas, deja a tus niños expresarse genuinamente y dales todo el cariño y la comprensión que te sean posibles. Evita repetir nefastas historias familiares con ellos.

Pero la lección de vida más importante que puedes dejarles, es que hasta lo imposible se torna posible con la intención, el deseo ardiente y la voluntad!
Tienes casi la obligación moral de sanarte, de estar bien, entera, sana, ágil, flexible y dispuesta a vivir la vida con todo su potencial, su belleza y sus regalos.

Si eres capaz de sanar completamente de tu enfermedad, ya que te juro por lo que más quiero que es posible y muchos ya lo han hecho…, les demuestras a tus hijos que hasta lo que los médicos pronosticaron tan desfavorablemente se puede superar con la voluntad de hacerlo.

En mi opinión, los grupos de ayuda o pertenencia para fibromiálgicos, en verdad no ayudan a sanar, porque te hacen sentir que tienes esa condición de forma permanente y que no hay mucho para esperar.

En un entorno en el que todos sufren, se te hará difícil despegarte del paradigma de la “incurabilidad”. En grupos se favorece que todos se auto-compadezcan y se refuercen en su sufrimiento.

Sé que puede parecerte odioso lo que digo y te pido perdón si te ofende.
Te lo digo con el corazón en la mano y con el deseo de que seas feliz de verdad. Tu estado ME IMPORTA y por eso me meto!!!

Te deseo lo mejor y me encantaría que me cuentes los progresos de tu curación, ya que sé definitivamente que ES UN HECHO!!!

Con mucho cariño

Silvana Paola Gonella

Artículos del Blog

Sígueme

Artículos dōTERRA®