Hablando de dar el ejemplo ¿Cómo tratas a los demás?

Hablando de dar el ejemplo ¿Cómo tratas a los demás?

Tus hijos son tu espejo

Cuando educamos en casa, es lógico que pasemos mucho o casi todo el tiempo junto a nuestros hijos y ellos sin que nos demos cuenta, están observando e imitando nuestras actitudes, formas de hablar, maneras de referirse a otros, nuestro modo de comportarnos con los amigos e incluso absorben hasta la manera en que hacemos amigos o qué tipo de relaciones entablamos con los demás.

Esto no es grato escuchar, ya que muchos adultos sin prestar la más mÍnima atención a su manera de comportarse, lanzan al aire dichos de los que luego se arrepentirán, emociones negativas, enojos, ira, envidia, o incluso sensaciones perniciosas como el miedo y la inseguridad.
Y los niños que están ahí presentes, aunque creamos que no nos escucharon, vieron o entendieron, realmente si lo hicieron, aunque no conscientemente y, lo observado se queda marcado en sus mentes para siempre. El miedo y la inseguridad son tan altamente ejemplificadores nocivamente, que es preferible buscar las verdaderas razones, antes de dejarse llevar por esos sentimientos. Con adultos miedosos, el futuro de los niños será…tenebroso!

Muchos adultos por ejemplo critican duramente a otros familiares, o incluso a la pareja y no se percatan de que sus hijos están absorbiendo todo.
Luego se asombran de que estos mismos chicos son inmanejables, desafiantes, rebeldes y siempre están enojados; o también pueden ser sospechosamente pasivos, miedosos y carentes de iniciativa.  Pues no debería sorprenderlos, ya que fueron ellos mismos en su ignorancia, que sembraron semillas rancias en los campos interiores fértiles de sus pequeños.

Luego también les dicen a sus hijos, que deben compartir y hacer amigos, pero acto seguido, se dan vuelta y comienzan a criticar enzañadamente a un amigo supuestamente querido.
Entonces, es para horrorizarse que el niño luego le pegue a sus congéneres?
Este punto de vista tergiversado, es lo que está pudriendo el aire en las escuelas.
Muchos padres horrorizados porque su hijo es pegado, se avalanzan violentamente contra los padres de ese “desgraciado” y sin darse cuenta están haciendo exáctamente lo mismo que repudian!

Pero… sin ir al ámbito de la escuela, que gracias a Dios ya no es nuestra realidad, podemos mirar con detenimiento lo que pasa en nuestros hogares.
Si como adulto te acostumbras a regurgitar y lanzar gritos y palabras duras, aunque sea hacia personas ajenas a la casa ¿Cómo crees que se comportarán tus hijos?
Si tienes miedo a ser inadecuado y te estableces en juez de todo el mundo ¿No crees que tus hijos te juzgarán a ti?

Hay muchas personas que se acostumbran a soltar por la boca, lo primero que les viene a la cabeza y enseguida se dan cuenta de que no deberían haberlo dicho, ya sea porque irió a alguien cercano, porque molestó o porque armó un problema donde no lo había.
Estos son los eternos dormidos en la inconsciencia de la ignorancia y no se percatan nunca de que sus hijos los están observando y copiando.
Ellos creen que no es tan importante su desliz y raramente aprenden de sus errores.
Si eres de los gritones y peleadores con cualquier alma que pasa cerca tuyo…
¿Cómo se relacionarán tus hijos con los otros de su entorno?

Antes de justificarte, antes de disculparte y prometer que jamás lo volverás a hacer, espera un segundo hasta estar seguro de que tu promesa será cumplida, ya que si no lo haces, estarás cometiendo además el error de prometer y no cumplir.
Si te comprometiste con algo, no le quites el valor a tu palabra, desdiciéndote para quedarte cómodo. No olvides que tus pequeños son tu espejo, que ven y actúan en su inocencia todos tus errores sin juzgar, porque ellos te ven como un heroe. Tu eres un héroe o un antihéroe de historietas?

No te equivoques, o intenta hacerlo cada vez menos. No desdeñes el daño que puedes hacer a la mente de tus niños. No creas que tu error fué insignificante. Puede serlo para tí, pero ciertamente no lo será para esas almitas en desarrollo que tienes en tu casa.

Ayudalos a pensar antes de actuar, ayudalos a ser sinceros y libres, independientes y ávidos de aventuras, ayudalos a que encuentren el camino de la felicidad, la amistad y la alegría de ser excelentes personas. Por supuesto, lo que digan los demás…realmente NO IMPORTA! Silvana Paola Gonella

Espero haber sido un motor que te impulse a reflexionar para que la vida en tu familia sea hermosa y todos se desarrollen en armonía.

Con mucho cariño.
Silvana Gonella
www.silvanagonella.com

Artículos del Blog

Sígueme

Artículos dōTERRA®