Saltar al contenido

Si no puedes EXPRESARTE, puedes enfermarte

Si no puedes EXPRESARTE, puedes enfermarte

Si no puedes EXPRESARTE, puedes enfermarte

Actualmente parece haber algo en que todos estamos de acuerdo: todo está cambiando; y muy rápido. La manera como acostumbrábamos percibirnos y percibir nuestro lugar en el mundo, nuestro Ser, los integrantes de nuestra familia y amigos, está cambiando muy rápidamente.
Frecuentemente nuestra mente entra en conmoción porque tratamos de integrar los enormes cambios que podemos sentir alrededor nuestro. Por otro lado, vivimos en la paradoja de que parece como si realmente nada hubiera cambiado.
Al estar inmersos en esta aparente contradicción la vida se siente particularmente tensa e intensa, ya que cargamos mundialmente con los mandatos culturales prefabricados por determinadas personas con poder a lo largo de la historia, que han sido comprados y creídos por generaciones enteras de hombres y mujeres que nos han precedido.

Aquí entran las creencias populares de padres, abuelos, bisabuelos y hacia atrás hasta el principio de la civilización. Esto dicho así suena muy pesado y lo es! Es decir que ahora estamos sintiendo el peso en nuestros hombros de lo que tantos miles de personas suponían que así debía ser, así se debía hacer y así se debía pensar y sentir… Bueno esto último no tanto, o mejor dicho no era contemplado de ninguna forma en la cultura que nos precedió, porque pensar y sentir de manera propia, expresando el verdadero ser interno puro y sabio, no sólo ha sido desatendido, sino más aún ha sido prohibido, aunque no a viva voz sino silenciosamente, sutilmente o groseramente, pero sin nuestro consentimiento consciente y a través del miedo a todo y a todos, inculcado en las sociedades a través de los medios de comunicación. A mi me gusta llamarles “medios de DESINFORMACIÓN”, porque habla más a las claras de lo que hacen y cuál es su función.

La falta de poder personal para expresar la particularidad de cada quien, está siendo sentida por muchos, con molestia y dolor y muy frecuentemente con enfermedades y síntomas en el cuerpo. El Cuerpo Físico sufre una “conmoción” o angustia electromagnética, que choca con los “bloqueos” de energía resultantes de la historia personal con sus miedos y prohibiciones.

Es que cuando los conflictos que se desoyen sistemáticamente y sostenidamente, el cuerpo acaba gritándonos ensordecedoramente con un síntoma o una enfermedad. El cuerpo es la última oportunidad que tiene nuestra alma para que la escuchemos y actuemos en consecuencia. Como es el último intento, por más doloroso que parezca, seguro lo va a utilizar para cumplir su cometido. Si ya estás enfermo, quiere decir que nunca TE HAS ESCUCHADO. Es el momento, si no quieres morir de ello o de otra cosa peor.

Es justamente ahora, en este momento particular de la historia, a partir de los años 2000 aproximadamente y en constante aumento, que notamos la frustración de no poder expresar parte o toda la paleta de colores de nuestro verdadero SER.

Principalmente están pasando por estos dificultosos momentos, las mujeres que han sido insidiosamente enseñadas a callar, obedecer y permanecer invisibles ante maridos autoritarios con cierto poder económico, que necesitaban y aún necesitan ser reconocidos y validados socialmente.

También es común escuchar mujeres con su autoestima y valía destruidas por hombres que sí han hecho hasta lo imposible por hacer escuchar su voz en todos los ámbitos de la vida.
Es de conocimiento de todos que en la religión, la política, la economía, la ciencia y la educación, están desbordadas de hombres que naturalmente son mentales, pero que fracasan en utilizar el corazón.
De hecho las grandes revoluciones de la historia, ya sean estas sangrientas o no en apariencia, estuvieron en su mayoría lideradas por hombres. Ellos socialmente tuvieron siempre la autorización para expresar su creatividad, pero las mujeres no han podido hacer lo mismo y eso tiene un precio bastante alto.

Todos hemos tenido alguna mujer en la familia, que ha aceptado ser cercenada en su expresión, en aras de mantener inalterado el hogar y la atención del marido ¿Cierto?

Yo recuerdo que mi amada abuela paterna consentía aún dolíendole mucho, que mi abuelo con dinero suficiente para darse muchos gustos, a ella la hacía pasar peripecies hasta darle dinero para que se compre ropa o zapatos.
Mi abuela siempre sufrió y calló… pero su cuerpo acusó esa parálisis para autovalerse, en un Parkinson por el cual murió, sin valerse por sí misma.

Todos tenemos parientes que han muerto de enfermedades o accidentes que reproducían fielmente los dolores y sufrimientos de su vida. El cancer es uno de ellos. La personas con Cancer han sufrido grandes dolores en un momento de su vida (acá estoy siendo extremadamente simplista porque el tema da para varios libros)

Estabamos hablando de la dificultad de expresión que sufren muchas mujeres hoy, como consecuencia de los mandatos y creencias de ayer. Pero es este momento particular de la historia, estas mujeres comienzan a darse cuenta que eso no funciona, que les hace daño emocional y las deja confundidas e inertes ante los cambios que deben hacer para vivir la vida de sus sueños.

Muchas (repito, muchas) de ellas viven en conflicto permanente con sus compañeros o maridos que siguen aferrados al modus operandis de antaño y no se flexibilizan un ápice por amor a sus esposas en esta nueva era.
Muchas sufren por las constantes peleas por la expresión, pero tienen pánico a deshacer sus matrimonios porque suponen que deberían ser más comprensivas. Si!! más comprensivas!!! Cómo si no hubiéramos sido ya suficientemente, exageradamente, irresponsablemente, tontamente y desgraciadamente comprensivas… ¿Hay algo que todavía no hayamos dado o entregado, incluidas nuestras vidas, para que nuestros hogares con sus integrantes estén relucientes al menos por fuera?

Yo estoy convencida de que hay que cambiar de forma URGENTE.
Necesitamos cambiar de paradigma, que no es otra cosa que una determinada percepción que tenemos del mundo y de la vida. Es decir que debemos cambiar las narraciones o relatos prefabricadas que nos han obligado a consumir.

Si no logramos dar el salto cuántico conceptual para crear (creativamente) nuestras propias narraciones, seremos jalados al relato o narración de otro. La energía de ese otro sujeto, (el Otro es el inconsciente, que no es sujeto sino el objeto) es tan fuerte y elaboradamente pertinaz que nos atraerá a su espiral de tiempo-espacio y a su creación, a expensas de la nuestra. A EXPENSAS DE LA NUESTRA!!!!

Por eso es tan importante estar consciente de cómo funciona la creación personal y de que estamos empoderados para ser los creadores y guardianes de las nuestras y así poder participar en Creaciones Grupales de nuestra Elección y nuestra Frecuencia.

Este asunto de la Frecuencia es fundamental, porque cada persona emite su signatura frecuencial. Si no te percatas de esta danza de frecuencias, como la de la radio, es muy posible que seas sacado de tu propia frecuencia o de tu frecuencia deseada, si te dejas enredar en la narración y frecuencia de alguien que no encajan con las tuyas o con aquellas a las que aspiras ahora.
Esto se explica porque inicialmente cuando conoces a alguien, están en la misma vibración (por eso se conocen o sería imposible si no resonaran) o resonancia frecuencial y luego la frecuencia puede cambiar a medida que se desarrolla la Espiral espacio-temporal (la vida).

En este punto, tendrás que elegir si te quedas en esa Espiral de Tiempo o saltas a la Espiral de alguien más, que eres tú mismo.

Muchas personas se han encontrado repentinamente encarando el final de relaciones o trabajos, por causa de esta súbita pérdida de resonancia cuando las personalidades pierden conexión y enfoque.

En el pasado, cuando todos estábamos más o menos en la misma Frecuencia y Narración de Tiempo, eso no era tan notable; pero ahora cuando nos empoderamos y somos capaces de iniciar y cambiar, inmediatamente podemos sentir y ver este fenómeno.

En lugar de alterarnos, quizá debamos ver esto como una señal de que nuestras habilidades de Creación están mejorando mientras seguimos nuestro Relato y nuestro Sueño en la dirección correcta, sin permitir que nadie ni nada nos saque de nuestra Espiral de Tiempo ni de nuestra Frecuencia.

La gente está luchando desesperadamente con el “viejo modelo de frecuencia generada mentalmente”, que inevitamblemente conduce a un futuro desastroso y produce una signatura de energía electromagnética de Temor y Ansiedad.
Pero ¿sabías que puedes acceder a tu propio relato y creación si lo haces desde tu centro, desde el Centro cálido de tu corazón que desborda de compasión y Amor. Esto que acabo de contarte es una habilidad que podrás cultivar y desarrollar para elevar tu frecuencia y cambiar tu dirección para armonizarte con TU PROPIO, VERDADERO Y SABIO SER.

Inicialmente esto no es fácil. Este cambio provocó inmensa presión y turbulencia en la consciencia colectiva; y muchas personas han sufrido síntomas de perturbación física y emocional.

Cuando te animas a entrar en una frecuencia diferente y mejor adecuada a tus necesidades, tu cuerpo te lo agradecerá sanándose. En cambio si desoyes a TU SER INTERNO, experimentarás malestar físico. Esto puede incluír mareos, náuseas, ansiedad, depresión, insomnio, desarraigo, pérdida de memoria y sentimientos de estar alienado y perdido.
Cuando te conscientizas de esta necesidad urgente y la colmas, tu aterrizaje en la nueva realidad será mucho más confortable y serás capaz de comprender y vivir en el Eterno Momento del AHORA en cualquier frecuencia de realidad que elijamos.
Te conté antes que esto de saltar a otros paradigmas o narraciones es una habilidad y cuando la perfecciones lo sufieciente, podrás moverse entre Narraciones haciendo lo que debe hacerse, mientras mantienes tu propio Equilibrio, sin sufrir o desfallecer. Recuerda, no hay solamente una “realidad”, cada quien tiene otra “versión” de realidad que coexiste dentro de la realidad colectiva para toda la Tierra.
Cada vez seremos más capaces ( si ejercitamos la habilidad ) de cambiar la realidad y sintonizar finamente otras frecuencias, desarrollando nuevas narraciones que definirán nuestras vidas de maneras NUEVAS.
Para hacer esto, tenemos que estar dispuestos a liberar y dejar ir las viejas historias y los sistemas de creencias que nos definirnos desde siempre.
Tenemos que estar dispuestos a abandonar nuestra necesidad de sentirnos “víctimas” que se permiten ser manipulados por quienes se sintonizan con el conflicto, la rigidez, la violencia, el miedo y la pobreza.
El cambio será abrazar la idea y el concepto de nuestra habilidad, como Creadores Conscientes empoderados, de enfocarnos en la Luz del Poder personal y crear una realidad alternativa de frecuencia superior.

Esto es fundamental, no sólo para nosotros como adultos, sino para nuestros hijos y generaciones siguientes. Debemos ( por responsabilidad y amor) ser el ejemplo para ellos. Debemos mostrarles a ellos que ya están “cableados” para la consciencia del SER y listos para convertirse en verdaderos Creadores conscientes de su propia realidad.
Ellos no necesitarán sentir nuestras viejas emociones de ansiedad, depresión y temor, tan prevalentes para los adultos que nacimos en el siglo XX, donde siempre parecía que la vida continuaba normalmente, porque nuestro proyector holográfico interno seguía pasando las imágenes de la normalidad. …Normalmente estresante, agotadora, sufriente y deplorable realidad…

Ellos no pueden ni deben reproducir nuestros sufrimientos porque naturalmente son capaces de curvar el tiempo y conformar una realidad propia, simplemente enfocándose, formando Luz y materia a través de sus cuerpos físicos multidimensionales.
Como ya nacen cableados con esa frecuencia superior (humanos 3.0) están haciendo posible que nosotros entremos en este nivel de Ser y Percepción. Pero posiblemente no lo sepan, por eso es nuestra responsabilidad de amor, enseñarles que ellos SI PUEDEN y que sus vidas serán de pura útil intuición, expresión, felicidad, armonía y amor.
Ellos son los pioneros de la creación de las vidas de sus sueños.

Espero haberte ayudado a expresarte como de verdad eres y que lo hagas no solo por tu bien sino por el bien mayor de tus hijos y nietos, que excede hasta el infinito la presente generación.
¿Que opinas?

Silvana Paola Gonella