Saltar al contenido

Sanar es TU responsabilidad

Sanar es TU responsabilidad

Sanar es TU responsabilidad

Si fueras capaz de desapegarte sanamente de tus emociones, tanto de las positivas como de las que consideras negativas, tu vida sería muy diferente. Las emociones son sólo eso, no son ni buenas ni malas. Son sólo aspectos diferentes de la línea polar  de la plenitud que es nuestra por derecho de nacimiento.

Cuanto más rechazas las emociones que te han servido para definir y juzgar los hechos como negativos o positivos, es cuanto más infeliz eres y, muy posiblemente ya empieces a estar enfermo, actuando en tu cuerpo exactamente lo que son tus pensamientos. De esa manera no te estás permitiendo recibir los tesoros y los regalos que las emociones pueden traer.

Cada vez que te alejas, reprimes, resistes o incluso niegas ciertas emociones y rehuyes a su revelación, más estallarás como un niño en una rabieta exigiendo atención.

Al principio las rabietas en tu vida pueden ser leves y las experimentas como dolores o molestias, pero como nunca te detienes a escuchar los mensajes que tu cuerpo te va dando para que puedas gestionar correctamente tus emociones, llega un momento que en vez de hablarte, te grita y es cuando sobreviene una enfermedad grave!!

Si tienes cáncer, lupus o enfermedades invalidantes, cualesquiera sean, es que tu cuerpo está expresando con la enfermedad la solución biológica a un conflicto inconsciente. Si te detienes a pensar un momento qué estaba pasando cuando te enfermaste, seguramente encontrarás una situación de mucho estres o dolor emocional a la cual no pudiste dar solución en ese momento y fue inesperada o shokeante al extremo.

Piensa un segundo por favor…¿Ya descubriste que sucedió? Ahora trata de recordar qué sentiste en ese momento tan dramático. Descubrirás que esa emoción, ese dolor, ese sufrimiento emocional, forma parte permanente de todos tus pensamientos aún hoy en día, por más años que hayan pasado desde aquel acontecimiento. ¿Cierto?

No sólo eso, sino que esa emoción conflictiva de hace tiempo, se sigue expresando en tu cuerpo a través de la enfermedad que padeces. Por favor presta atención y fíjate en qué se parece lo que tu enfermedad te impide hacer, a la situación o momento en el que viviste aquel shock emocional y qué te impidió hacer en ese momento!!!

Esto puede ser muy movilizante y por eso es recomendable que realices tu aventura de la mano de alguien que sepa bien del tema y que sepa como guiarte para que puedas sanarte.

Escuchaste bien? Dije que puedas sanarTE… Es decir que nadie te sana, nadie te cura, ni siquiera los médicos. Ellos harán los procedimientos que crean convenientes para facilitar tu camino, pero en esa ecuación, el factor más importante eres TU. Sólo TU, tienes el poder de sanarTE. Pero si no estás dispuesto a tomar la responsabilidad de tu mejoría, es muy claro que NADA ni NADIE, podrán curarte. Nadie podrá devolverte la armonía del alma que tú mismo te negaste por seguir el patrón destructivo de tus pensamientos y emociones.

No es raro lo que digo, puesto que tu sabes muy bien que piensas a cada instante, que es lo mismo que hace un minuto y será lo mismo el momento siguiente, la siguiente hora, el año siguiente y si no paras… tendrás que resolverlo en la próxima vida.

Es quizás un poco contundente mi manera de decírtelo, pero sé que así mis palabras pueden causar el efecto de movilizarte profundamente.

Lo que vengo diciendo ¿Te lo explicó el médico? Claro que no!!!! Claro que no te lo explicó, simplemente porque no lo sabe. Tu médico sólo ve tu estómago con cáncer, ve un órgano, un trozo de materia al que le aplica determinadas acciones mecánicas, ya sea cortar o medicar, pero nunca se percató ni percatará de que Tu eres un SER ENTERO, con una historia particular que desencadena lo que te sucede. Tu médico no ve tus emociones. No sabe que si tu guardas UN RENCOR MUY GRANDE o, no puedes perdonar a alguien cercano, eso tarde o temprano se convertirá en CÁNCER.

Entonces mi pregunta lógica sería..¿si tu médico corta el pedazo enfermo, está cortando tu rencor?

No amigo, no lo hace. Tu tendrás medio hígado menos, o medio intestino menos, pero sigues con el mismo rencor, el mismo dolor, el mismo sufrimiento emocional sin solucionar y tarde o temprano verás recurrir tu enfermedad. Por eso es tan común que personas a las que les han extirpado un cáncer, estén relativamente bien por un tiempo y luego la enfermedad regresa mucho peor y se manifiesta como terminal. Es que el cuerpo sigue gritando que hay un conflicto sin resolver!!!!

Si escuchas el pedido o el mensaje que tu biología te trae, estás en el verdadero camino de la curación total y definitiva. Es que sólo hace falta hacer consciente el problema, para que todos los síntomas por graves que sean, comiencen a desaparecer. ¿Por qué? Simplemente porque si el conflicto se resuelve, el síntoma ya no tiene sentido!!!

La biología es superlativamente sabia y no conservaría un sinsentido por nada en el mundo. Simplemente lo descarta porque ya no le sirve.

¿Estás emocionado e ilusionado con estas novedades? Pero claro amigo, claro que lo estás, porque si te animas a recurrir a las Sesiones de Salud Ética Cuántica, develaremos juntos las verdaderas causas de tu enfermedad y comprenderás cómo resolver tus conflictos, recuperar tu dicha total, tu salud y tu felicidad!!!

Salud Ética Cuántica es una forma totalmente distinta de actuar, para encontrar resultados sorprendentes. Es una visión holística del SER HUMANO para facilitar el dicha y la salud, desde la ética y la consciencia en el abordaje de los problemas de toda la familia, incluso de las mascotas.

Como cada órgano enfermo o cada enfermedad, están en estrecha relación con emociones determinadas, haré una relación entre el cáncer de estomago, pulmones y huesos con las emociones que los provocan. Espero que esto te sea de utilidad y beneficio para emzar a comprender y encontrarle el sentido a tus problemas o enfermedades.

Ten en cuenta que lo que describo aquí apunta a la gran generalidad, pero cada caso particular tiene su propia semántica original, su sentido y sus propias implicaciones que hay que descubrir para llegar a la solución definitiva de ese conflicto que molesta y no deja vivir en paz. No dudes en consultarme si esto te resuena.

CÁNCER (en general)
En el Cáncer se desarrollan células anormales y, al no reaccionar el sistema inmunitario frente a estas células, proliferan rápidamente. Los seres humanos frecuentemente tienen células pre – cancerosas en el organismo pero el sistema inmunitario, es decir el sistema de defensa natural de nuestro cuerpo, se encarga de ellas antes de que se vuelvan cancerosas.

Le sucede a personas que cargan una herida profunda, odio o resentimiento que arrastran, un dolor profundo o un secreto que no procesan y los carcome. Creencias de que todo es inútil. Algo importante que nunca se han atrevido a expresar, pérdida de una relación importante (viudos, divorciados o separados). Pérdida de la razón de existencia (desesperanza, desamparo), incapacidad para expresar ira o resentimiento.

El cáncer tiende a presentarse en individuos apocados, no agresivos y renuentes o incapaces de expresar adecuadamente sus emociones.

Y toda enfermedad es el resultado de la falta de coherencia entre los pensamientos, emociones, palabras  y acciones.

Un antídoto fenomenal para nunca enfermar de cáncer es el PERDÓN.
Silvana Paola Gonella  
Lo que aceptas te transforma y lo que niegas te somete. Carl Gustav Jung
Lo que aceptas te transforma y lo que niegas te somete. Carl Gustav Jung
 

Perdonar con amor y desprendimiento de todo el pasado. Me estoy refiriendo al verdadero perdón y no a ese que se ve en las novelas que se regodea diciendo ” Yo perdono, pero nunca olvido!!

Nooo!!!! eso no es perdón. Es una mera intelectualización del perdón que trae la enfermedad como consecuencia. Si tu tienes Cáncer, sabes muy bien que y a quién no quieres perdonar.

Si quieres curarte y aceptar la responsabilidad de tu mejoría, comienza por PERDONAR SINCERA Y PROFUNDAMENTE!! y tu enfermedad se esfumará si lo sostienes y adquieres el buen hábito de albergar sentimientos de amor y paz. Aprende a decirte a ti mismo: Soy capaz de expresar lo que soy y lo que pienso y elijo ser aceptado por todos, porque yo me acepto y me amo.

La persona que padece cáncer de huesos, ha creído ser objeto inerte de rechazos o abusos y se siente víctima de los demás.

Quien sufre de cáncer de estómago, rehuye de conflictos. Añora la niñez. Proyecta la agresividad hacia adentro. Una situación, experiencia o persona son imposibles de “digerir.” Carga rencor hacia otros que genera culpa y el consecuente autocastigo que se expresa a través de la enfermedad.

Aquel que tiene cáncer de pulmones, ha pasado o pasa por una gran depresión o duelo no tramitado, Ese duelo que se carga, hace que la persona sienta que no es capaz de inspirar la vida, se siente indigno de vivir plenamente.

Si tienes dos o tres de estos tipos, es necesario que unas todas las descripciones para comprender mejor el sentido total de tu enfermedad.

Si estás sufriendo, no dudes en preguntar y decidirte a tomar las pocas sesiones que brinda la Salud Ética Cuántica, para alcanzar así tu anhelado dicha. Sin medicamentos, sin contacto físico y a distancia.

Tu salud está en tus manos y yo puedo ayudarte a recorrer el camino de la responsabilidad y la coherencia en tu vida.

Estaré encantada de ayudarte!!

Silvana Paola Gonella